Google Vigila a los Borrachos (y a mí)

Observa este mapa:

google no ayuda a los borrachos

Esto es lo que sabe Google sobre mis deambulaciones por Hong Kong el pasado 21 de abril. Es un montón, lo que sabe Google (lo que sabe sobre ti, lo puedes encontrar en myaccount.google.com, luego Privacy, luego Location History).

Google sabe exactamente a qué hora salí del hotel Marriott donde me alojaba (justo al extremo derecho del mapa), a qué hora llegué a la oficina de Bloomberg en HK (en el centro), a qué hora salí, y la ruta exacta por donde fui:

HK por donde

La verdad, si esto no es el Hermano Mayor (“Big Brother” significa “Hermano Mayor”, por cierto, no “Gran Hermano”), no sé lo que es.

Lo curioso es que el mapa de arriba, con tantas vueltas por aquí y por allá, es culpa de Google para empezar. En Europa, me acostumbré a usar Google Maps para todo, y me he dado cuenta de que este app no funciona tan bien en Asia. Me ha confundido ya más de una vez, y lo del 21 de abril fue la guinda.

A las 6:32 PM salí de la oficina de Bloomberg con un grupo de compañeros, para tomar unas cervezas (ese camino, más lento de lo habitual por andar en grupo, Google lo señala con una línea discontinua). Me tomé dos cervezas, un pelín grandes, en Lan Kwai Fong  (al extremo izquierdo del mapa), con el estómago vacío. Algo antes de las 0900 PM, mis compañeros decidieron ir a cenar a algún sitio y yo decidí volver al Marriott. Google sabía que yo iba un poco chisposo, y me debería haber avisado de que no podía fiarme mucho de Google Maps: el momento en que me separo del grupo e intento llegar al Marriott por mi cuenta está marcado en azul oscuro. Google Maps decía que estaba a 16 minutos andando.

Se puede observar claramente que yo no sabía por dónde iba, y que Google Maps se estaba riendo de mí. Creo que el momento en que la línea vuelve a ser azul claro que es la primera vez en que, del todo desesperado, le pregunté a alguien cómo narices se va al hotel Marriott, y apagué Google Maps.

A partir de ahí, hubo más vueltas; recuerdo haber cruzado por delante de una iglesia algo tétrica, y cómo ninguno de los taxistas en la parada del Peak Tram me quiso llevar al Marriott, que es una carrera de muy poca cosa desde ahí. Unos minutos más tarde, una buena samaritana me indicó la dirección correcta, y logré ver el parque de Hong Kong en la lejanía, donde sabía que me podría orientar (lo cruzaba cada mañana).

Llegué al hotel, como Google me confirma, después de una hora y media de subir y bajar cuestas, sudando a chorros y maldiciendo en cristiano. Eran las 1013 PM, exactamente, según veo. Gracias, Google.

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Ocurrencias and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s