Slavoj Zizek Vs Jordan Peterson: A Preview

Jordan Peterson has announced that he’s in talks to hold a public debate with Slavoj Zizek, perhaps as early as March this year. I consider myself familiar with the work of both, perhaps more than most, so I might as well provide a preview of what I think will be topics of discussion, and the positions held by both.

This is not the first such preview, not it will be funniest. It will be short, but not the shortest; for a really short preview, we can say that Peterson will take on the traditional role of British philosopher, with Zizek as the continental:  and, as the joke goes, the British philosopher will accuse the continental philosopher of being excessively convoluted, and the continental philosopher will accuse the British philospher of being excessively.

I’ve read more Zizek than Peterson, but I’ve listened to a large amount of conferences and debates in which the two have been involved, separately until now. Here’s some of what I’ve learned, in mock debate format; I’ve decided to structure this stuff in three separate categories which I think may correspond with the main themes of the debate:

-Marxism, the Frankfurt School and Equality of Outcomes:

Peterson will kick off the debate by trying to pin Zizek’s positions on a variety of topics down, in what will likely become a feature for the rest of the debate. Peterson will profess astonishment as to how somebody cultivated and who doesn’t need a government job can openly declare himself a Communist at this point in human history, and will challenge Zizek to explain whether he is one, and which are the features of communism that he finds appealing.

At this point, Zizek will likely explain a version of his famous description of Communist leaders applauding themselves, as a way to applaud the unstoppable march of progress that makes them simple, temporary repositories of historical determinism and power, and compare it with Fascist leaders standing up to applause, convinced that they are men of destiny destined to twist the flow of time.

Peterson will ask Zizek whether he thinks joking about Stalin is thus fair game, while joking about Hitler isn’t, and Zizek will explain how Stalin, whatever his horrendous crimes, belongs to the “right side of history,” whatever Peterson may think — and it wasn’t Zizek’s call that this is such, and he wouldn’t vote for it, if he had a say but whatever.

In any case, Zizek will explain, he thinks it’s perfectly fine to joke about Hitler, even though such laughter really threatens to shatter a pillar of current ideology, by making Nazism a part of history rather than the Event, or turning point, that it is: and that is the mistake of La Vita e Bella, the movie, and also its greatest triumph, because trying to make drama about the Holocaust is a terrible idea: true horror cannot be depicted, or even transmitted, and it’s obscene to just try. Much better to laugh, and to pretend it was all a comedy.

At this point, Peterson will claim to have reached some sort of agreement with Zizek: that Nazism is the worst, lowest point in human history, and Communism not really much better, even though he ruling ideology insists on whitewashing the Bolshevik experience. Peterson will say that this is the fault of lefties such as “Cultural Marxists” spawned by the Frankfurt School, who have managed to smuggle Communism as a trendy sort of idea for the sons and daughters of prosperous 21st century burgeois, using the “chattering buzz of ideologically-posessed demons,” to use the words he deployed in a conference last year.

Zizek will protest at this, but Peterson will go on: people who tolerate such mendacity have created the worst-possible idea of the era: that equality of outcome, as opposed to equality of opportunities, is desirable. He will push on because he knows Zizek doesn’t have much of an objection to this — because Zizek really agrees with the notion that seeking equality of outcomes is foolish, at best.

-Jung and the Jungians:

Peterson, being a clinical psychologist, he will go on about how some people are driven to seek new experiences and end up on the Left, and how the inherent madness of just believing these people, and these people only, are right, is dangerous for society. He will remind the audience that Karl Jung proposed in 1920 the difference between introverts and extroverts, and will quote Jung’s famous dictum: “People think they have ideologies, but ideologies have people.”

Zizek will retort that Peterson gives Jung way too much credit, and the discussion will veer away from politics and towards the nitty-gritty of pyschoanalysis and non-being, where Zizek will dominate and confuse and overwhelm, inasmuch as a sharp debater like Peterson can be overwhelmed.

Zizek will summarize his view that ”Jung is a New Age obscurantist reinscription of Freud” (1) and accuse Peterson of being a hostage of his own foes, the radicals of May’68, who were in reality hysterics, poor misled people who just provoke the master with a secret call for a new, more authentic master; perverts are the ones who go to the end.

Building up on this theme, he will then expound the ideas he included in his 2016 book “Disparities,” connecting Jung with German Idealism and the struggle with how to limit subjectivity without regressing to a precritical (pre-Kantian) realism. Regarding Jung’s interest in the Unconscious, the point made by the ‘normativist’ Hegelians holds only for the nineteenth-century Lebensphilosophie and for Jung (who resubstantialized the Freudian Unconscious), but definitely not for Freud and Lacan:

“When Lacan repeatedly asserts that il n’y a pas de grand Autre, there is no big Other, he means precisely that the Unconscious is not an alienated substance determining subject: the Freudian Unconscious is a name for the inconsistency of Reason itself (Lacan even uses the shortened formula Ics which can be read as the condensation of inconscient and of inconsistance) of reason itself.”

To which Peterson will reply: Noam Chomsky had a point when he said that sometimes you don’t make any sense. Or something to that effect.

-Political correctness as sickness of the Left:

Peterson will start strong on this topic. He’s a true hero of the fight for free speech, having challenged Canada’s strict censorship regulations, and will harp on how political correctness, brought upon by (alleged) Marxists knee-deep in confusing theory, is in danger of killing off the West, and how he inspires young people with the message that they should cut through the bullshit, stand up straight and make their own beds. Yes, we better start doing like the lobsters do, dammit.

Zizek will concede the point, and insist that he too hates political correctness, which is true. He will say that Peterson is profoundly wrong on blaming Marxists for it, and that this mistake is connected to his earlier insistence that the evils of the time are the fault of the Frankfurt theories and their followers today, who are generally speaking mild socialdemocrats obsessed with LGBT rights who faint at the sight of Trump.

Zizek will then provide le coup de grace:

zizek peterson.JPG

He will accuse Peterson of being drawn to the hysterical posturing of capitalists who think they are Marxists because they wear Che Guevara T-shirts, while Peterson will reply that Zizek is a fundamentally unsound thinker, a profesional obfuscator who can’t elaborate a proper theory of whether one should make one’s bed or not, since he’s so worried with criticizing everyone else’s shortcoming and biases.

To which Zizek will reply: yes, you got me there; half-jokingly only. They will part good friends and theoretical enemies.

  1. Slavoj Zizek, June 2018 interview with Jstor Daily

 

Advertisements
Posted in Zizekiana | Tagged , , | 1 Comment

¿Fue la Reconquista española una lucha contra un invasor extranjero?

Una de las grandes controversias de la historia española es la definición exacta de lo que fue el largo periodo histórico que se denomina como Reconquista, entre la derrota del último rey visigodo Don Rodrigo y la entrada de tropas musulmanas en 711 y la derrota del último reino musulmán de la península ibérica, el de Granada en 1492.

He visto recientemente renacer esta controversia, con una referencia hecha por un partido de extrema derecha:

Las respuestas han sido inmediatas, en todas direcciones, sobre todo desde la izquierda española: ¿cómo se atreven a llamar a los musulmanes de España “invasores”? ¿Es que son tan cazurros que no pueden ver que en España durante la Edad Media había diversos reinos de distinto predominio religioso, tres grandes religiones de peso significativo, y la era que denominamos burdamente como “Reconquista” es en realidad un larguísimo periodo de gran complejidad que no puede ser descrito con términos islamófobos que describen a los musulmanes como no-españoles?

Una respuesta muy típica de ese tenor, por su radicalidad y su demostración de poco conocimiento histórico, es ésta, que un medio de comunicación de masas (el Huffington Post) pone como ejemplo de lógica y erudición a sus lectores.

Quitando de enmedio toda la retórica y las acusaciones, me gustaría poner el énfasis en la expresión exacta que usa Vox: ¿se puede considerar a las entidades políticas en la península española “invasores”? La respuesta, después de echar un vistazo a la bibliografía sobre el tema, es que sí.

Los propios musulmanes de la era de la Reconquista se consideraban a sí mismos “invasores” o, por ponerlo en términos históricos, dueños del territorio por derecho de conquista, aun cuando fueran conversos del cristianismo y/o (al menos en parte) étnicamente descendientes de los pobladores anteriores. No conozco ningún texto histórico, ningún testimonio o momento en toda la Reconquista en el que un líder, militar, político o intelectual musulmán se refiera a sí mismo como “español” (y, lector, por favor si encuentra un ejemplo hagámelo llegar).(*)

La palabra “español” se utilizaba frecuentemente para describir a los pobladores cristianos de los reinos cristianos del norte, y ocasionalmente para describir a las minorías cristianas en los territorios musulmanes o, de modo muy vago y general, el global de habitantes de la península, sin hacer distinciones precisas.

Los musulmanes hablaban un idioma sin ninguna relación con el latín vulgar que se hablaba en la península en 711; sus referencias políticas, culturales y sociales eran no las de la herencia hispanorromana y goda, sino norteafricanas y árabes; su interés y conocimiento de la historia española antes de 711 eran, como es habitual entre los conquistadores en referencia a los pueblos a los que conquistan, prácticamente nulos.

Uno de los dos bandos de la Reconquista, entendida en términos de largo proceso histórico de conflicto en general (y con excepciones) entre entidades políticas cristianas y musulmanas, no se consideraba a sí mismo “español”. Los musulmanes se referían a sí mismos como miembros de la Umma musulmana, como súbditos del Califa (durante el califato), como descendientes de Mohammed (en los casos de conexión familiar), como bereberes o árabes (cuando podían trazar raíces étnicas con estas comunidades) o, en líneas generales, como andalusíes, personas de Al-Andalus. Repito: no conozco ni un solo ejemplo en el que un musulmán se describiera a sí mismo como “español” durante este periodo.

La objeción aquí podría ser: ah, claro, es que España no existía. El reino visigodo (que se definía como “Hispania”/”España”) había sido destruido. Pero la realidad es que el concepto de España sí existía: no era solamente que los musulmanes hablaban de los “españoles” contra los que luchaban; es que los pobladores de los reinos cristianos y sus líderes, y las minorías cristianas, se describían como españoles.

Para los que puedan tener dudas, aquí hay una larga entrada de Wikipedia con enlaces a estudios históricos que documentan el uso del título “Emperador de Toda España” por parte de los reyes de León desde el siglo IX, cuando los reyezuelos de una parte minúscula de la península, y sus contrapartes en el norte, estaban ya seguros de ser parte de un proceso histórico que buscaba reconquistar todo el territorio al invasor musulmán.

Vamos a echar un poco más de erudición, para los dudosos: Julio Valdeón Baruque, de la Real Academia de Historia, ha examinado el concepto de España a lo largo de los siglos XI a XIV en, literalmente, decenas de libros y estudios. Con frecuencia, observa que tanto los reyes como los cronistas emplean la expresión “España” o las “Españas” refiriéndose a “un concepto que se proyectaba sobre el pasado visigodo”.

Valdeón también cita a Jaime I el Conquistador de Aragón refiriéndose a “España” y su reconquista. En Navarra, Sancho el Mayor se tituló a sí mismo Rey de España y fue uno de los que se llegó a denominar “emperador”: Imperator Totus Hispanae, escribe Jesús Lainz, en “La Nación falsificada.” (**)

En el siglo XII, escribe Fernando García de Cortázar en Historia de España, “Alfonso VII (de Castilla) se autoproclamó nada menos que emperador de toda España pero al menos consiguió que Navarra, Aragón y la Taifa de Zaragoza le rindieran vasallaje”. Otro Alfonso de Castilla, el X, escribió: “Amigos todos no somos españoles et entráronos los moros la tierra por fuerça”.

En “The Myth of the Andalusian Paradise” (2016), Darío Fernández-Morera documenta exhaustivamente el abismo mental y conceptual que existía entre musulmanes y cristianos. Uno de los puntos más interesantes es la ocasional descripción del territorio como “España” en fuentes árabes, pero siempre en referencia geográfica o al periodo pre-islámico (la traducción es mía):

El geógrafo árabe al-Idrisi (fallecido en 1165) se refirió a la tierra que los musulmanes habían conquistado como Isbania… Las fuentes anteriores citadas por al-Maqqari se referían a la tierra como Ishbaniah… En la crónica de la toma violenta de Omayyad Abd al-Rahman I de la España islámica, el historiador al-Tabari se refirió a España como España. Al contar el reinado de los Omeyas, el historiador cordobés Ibn Hayyan (987-1076) se refirió a Hispania.

Un detalle relevante que extraje de este mismo libro es que el “apartheid” que hubo entre los dos bandos fue significativo: después de más de 700 años de conquista y contacto, sólo en torno al 6% de las palabras del idioma español tienen origen árabe: en contraste, en torno al 30% del vocabulario del inglés, un idioma germánico, proviene del francés, un idioma latino, como consecuencia de la conquista normanda de 1066.(***)

El uso del lema militar “Santiago y cierra España” está documentado entre las tropas cristianas desde al menos la época tardomedieval, y de ahí pasó a las Américas, donde se utilizó en varios combates. Y con esto pasamos a un punto fundamental: si uno sostiene que la Reconquista no fue una lucha contra invasores, entonces no puede sostener que la Conquista de América fue una invasión.

Recordemos que fue justo en el mismo año de 1492 que comenzó la conquista de América, con el establecimiento del Fuerte de Natividad en las Antillas. Esto convierte el argumento legalista, de que no se puede hablar de invasión si no existe una entidad jurídicamente constituida pre-existente, en manifiestamente absurdo: obviamente, la América pre-colombina no era una entidad jurídica, y obviamente fue invadida por invasores extranjeros, de otra cultura, cuyos descendientes siguen hoy en día dominando el continente.

A todo aquel que se siente llamado a negar que hubo en España una “Reconquista” no le queda más remedio que aceptar que en América entonces tampoco hubo luchas ningunas contra ningún “invasor”, sino una serie de conflictos en los que no había invasores ni invadidos: lo que, para cualquiera que conozca la historia la América y el estado en que quedaron sometidas las poblaciones indígenas del continente, no tiene sentido alguno.

*Sí que hay documentos en los que, colectivamente, se habla de los pobladores, incluidos cristianos, de la península como “hispanos”/”isbanos”.

**El tema de Navarra ha recibido un intento de secuestro por el nacionalismo vasco, siempre poco aficionado a la precisión histórica: los reyes de Navarra se identificaron siempre con las tradiciones del pasado hispánico, como lo prueba la representación en el mismo plano icónico-ideológico de reyes godos y de reyes del siglo X que se encuentra en una célebre miniatura del Códice Albeldense. Este códice, como el Emilianense o el Rotense, impulsado por Sancho Garcés II Abarca (970-994), abuelo de Sancho III, refrendan la búsqueda de una identidad hispánica de la dinastía pamplonesa, que se refleja por ejemplo en la incorporación de genealogías regias no solo propias, sino también visigodas, asturianas o leonesas, en definitiva ‘panhispánicas’.

***Otro detalle interesante, y que prácticamente nadie saca jamás a colación cuando se habla de los lazos comunes entre los pueblos de la era de la Reconquista: la circuncisión femenina era corriente entre los musulmanes de España. Fernández-Morera, en el mismo libro:

La circuncisión de la mujer musulmana (khifad, o “disminución”) era legal, se daba por sentado y fue digna de elogio en al-Andalus. Curiosamente, esta práctica cultural no se ha señalado en las historias académicas generales sobre el Islam de al-Andalus. Incluso los mejores eruditos han andado con pies de plomo sobre el tema. Sin embargo, varios ejemplos que se encuentran fácilmente en los documentos legales contemporáneos hacen que la presencia de la circuncisión femenina sea bastante clara. Mientras discute la necesidad de una ablución total antes de orar después del contacto sexual, el tratado legal fundamental de Malik, Muwatta, recopila varios ejemplos que hacen obligatoria la limpieza religiosa después de que una “parte circuncidada” haya tocado o haya pasado por la otra “parte circuncidada”. La arabista Manuela Marín no es sincera o no piensa con claridad cuando da testimonio de un musulmán que se queja de que algunas de sus “mujeres” rechazan la circuncisión como prueba de que algunas mujeres en al-Andalus lo rechazaron: por definición, estas “mujeres” no ser musulmanas sino probablemente mujeres de tierras cristianas, porque la circuncisión femenina no se practicaba sobre las mujeres musulmanas adultas sino sobre las niñas al borde de la pubertad; las mujeres circuncidadas como adultas serían esclavas sexuales no circuncidadas, cuya circuncisión recomienda Muwatta si el amo no las va a vender … Así, el manual jurídico Maliki al-Tafri, ampliamente utilizado en al-Andalus, e incluso tan tarde como el El siglo XVII, traducido al aljamiado por los moriscos, dictaminó que la circuncisión era “sunnah” (obligatoria) para los hombres y “honorable para las mujeres”. Además, siguiendo la Muwatta de Malik, al-Tafri dio por sentada la circuncisión femenina al prescribir la purificación antes de rezar si los dos Los “órganos circuncidados” (hatenados) han tocado … En la autorizada colección de Sunnah de Abu Dawud, se dice que el Profeta aconsejó para el corte femenino solo “moderado”, lo que haría el sexo más placentero.

 

Posted in Essays, Grandes Exitos | Tagged , , | Leave a comment

Native American

From “Pocahontas” Warren (1) to “One-fourth Alaskan native” con-writer John Smelcer, the world is full of self-proclaimed Native-Americans with dubious claims to that ethniticy. Take this recent picture of the Cherokee Nation’s Tribal Youth Council, which has way, way more blondes in it than 90% of youth organizations in Europe:

cherokeenation

The flight-from-White and -into-Indian is a large-scale phenomenon in the U.S., and has been for a veeery long time. John Ross, legendary Cherokee leader of the 19th century, was mostly Scottish, and only one-eighth native American by ethnicity.

The New York Times recently had this fascinating (and very poorly explained) story on old-settler Hispanics in New Mexico who, thanks to the wonders of genetic testing, are finding that they may have enough native ancestry to, like, maybe form a tribe and, who knows, get a casino or special federal subsidies or something. Some people reacted forcefully to the lack of context in the story about Spanish Imperial policies though:

Then there’s this guy below who at least is kind of 50% Indian, reported Christine Bold, in the Times Literary Supplement, 11.10.17:

“It is difficult to recall how confidently the 1960s were once pronounced the beginning of modern Native American literature, given the rush of nineteenth- and early-twentieth-century Indigenous voices more recently recovered. John Joseph Mathews (1895–1979) is one of the most intriguing. By his own account, Mathews’s Osage identity was “always suspect in the minds of some”, yet he came to be heralded, according to the writer Russ Tall Chief, as “one of the premier culture-keepers of our tribe”. Born on the Osage Nation in what was then Indian Territory (later, Oklahoma), Mathews was raised by a French Catholic mother and a part-Osage father involved in tribal sovereignty movements, including the fight to save subsurface mineral rights from the government land grab. Among other things, this oil wealth made it possible for Mathews to live the first part of his life like an Anglophile gentleman, attending the University of Oklahoma and then Merton College, Oxford (with an intervening stint in military aviation), travelling in high style across continental Europe, all the while indulging his passion for big-game hunting in the American Rockies, Scotland and Algeria. Around 1930, with economic Depression, a failed marriage and real-estate career in California behind him, he returned to the reservation, building a sandstone retreat on the Osage prairie, The Blackjacks, variously likened to an Englishman’s hunting lodge, Thoreau’s Walden Pond, and an Osage return to the land. From there he launched the literary career and tribal service which shaped the rest of his life.”

  1. Warren is remotely Cherokee, by the way, according to DNA tests. More so than Trump’s taunting would have us believe, but even less than Ross, though.
Posted in Ocurrencias | Tagged , | Leave a comment

Diarios de Guerra de Manuel Azaña (5)

(Esta entrada es parte de una serie)

Azaña comienza los Diarios de Guerra narrando su frustración con la situación en Cataluña, que viene a ser el hilo conductor de toda la obra, y retorna con frecuencia: aquí, una mención de pasada a un tal Gassol, que dejó su cargo gubernamental por temor a ser asesinado.

IMG_20180804_124832.jpg

Una de las grandes incógnitas de las memorias de Azaña es la falta de referencia alguna a las matanzas de Paracuellos del Jarama en Octubre-Noviembre 1936, la mayor serie de masacres en la guerra, con al menos 4.000 muertos de muy variopinta edad, procedencia y condición. Azaña no estaba en Madrid mientras la Junta de Defensa organizaba los asesinatos pero el hecho de que no se le escape una referencia en cientos de páginas de diarios me hace pensar: es posible que el Presidente de la República nunca supiera de ellos; y ello quiere decir que, en contra de toda lógica, puede ser que muchísima gente en el bando republicano jamás tuviera noticia tampoco. Es significativo que Azaña sí es consciente de otros abusos. Aquí, rememora los asesinatos de la Cárcel Modelo, en el verano de 1936 (de mucha menor escala que los de Paracuellos), que tanto impacto le causaron.

IMG_20180804_124841.jpg

También es interesante que, en pleno 1937, con decenas o cientos de miles de muertos detrás, incluyendo la violencia de la primavera y verano de 1936 que desencadenó el Alzamiento, Azaña todavía piensa en sí mismo en términos idealistas: el hombre de las “razones y votos” al que se han opuesto “insultos y fusiles”.

IMG_20180804_124851.jpg

Momento curioso en la Guerra Civil: el presidente de la República se entera de la caída de Bilbao en manos de los Nacionales a través de una emisora de radio en catalán ¡que resulta ser de los rebeldes! Luego a hablar de la secular prohibición del catalán bajo el franquismo. La tragicomedia de la República continúa en las siguientes frases: nadie le puede confirmar la pérdida de una de las principales ciudades de España.

IMG_20180804_124902.jpg

Azaña reflexiona: “Ningún movimiento pujante, victorioso, que se apodera de la dirección de una sociedad, deja de pretender que el arte se le subordine”. Luego, toma la causa por la consecuencia y, dada su curiosamente extensa ignorancia y desprecio de todo lo que el rival piensa, pinta o escribe, concluye que ningún poeta nacional podrá mejor que Arriaza (no tengo ni idea de quién es Arriaza, con quien la historia no ha sido muy amable). Al final de la página hay una aparición fugaz de un señor Semprún, muy bien colocado desde el principio de la república como enlace con la denostada cúpula de la Iglesia Católica: el padre de Jorge Semprún, famoso literato comunista, superviviente de Buchenwald y luego ministro socialista. Es posible que los buenos contactos de Semprún padre con la cúpula eclesiática coadyuvaran a la supervivencia posterior de su hijo.

 

IMG_20180804_124915.jpg

Una de las más curiosas corruptelas de la República estuvo organizada en torno a la expedición de pasaportes diplomáticos, para que todos los líderes de las masas pudieran evacuarse a tiempo a París y México, mientras el lumpenproletariado moría heroicamente en el frente. El soborno a diplomáticos neutrales también fue una constante, por parte de los dos bandos.

IMG_20180804_124923.jpg

(Continuará)

Posted in Diarios de Guerra de Azaña | Tagged , , | 1 Comment

The Joy of Classic Greek Translation

This from a recent issue of the Times Literary Supplement, the next-to-last (I believe) in a series of letters exchanged on the matter of how to properly translate Aristophanes:

20161008_165155

Interestingly, there is a long-running scholarly discussion (sometimes also reflected on the TLS pages) on the extent to which homoerotic behaviors in the ancient world reflected actual homosexual, physical relationships. I would say the literary evidence cited above is pretty conclusive.

Posted in Sights and Sounds | Tagged , , , | Leave a comment

Diarios de Guerra de Manuel Azaña (4)

(Esta entrada es la cuarta parte de una serie)

Otro tema recurrente en los diarios es la decepción y amargura con la mediación internacional, que Azaña siempre identificó (correctamente) como un sistema para que las potencias no comunistas favorecieran la lenta estrangulación de la República.

IMG_20180801_175221.jpg

Los estrafalarios planes de los servicios secretos para organizar revueltas en el Protectorado en Africa sacan al erudito que hay en Azaña: “hagamos una adaptación marroquí de Lisístrata”, comenta con sorna e incredulidad. Después de la pausa humorística, vuelve a la desesperación con la Generalitat, cuyo propósito fundamental sigue siendo — desde el punto de vista de Azaña — estorbar el esfuerzo de guerra.

IMG_20180804_124735.jpg

Llega el nuevo subsecretario de Guerra, con la solución para todos los problemas de la República: ofrecerle Menorca a Francia, a cambio de su apoyo. El pobre Azaña comenta: “El ánimo del emigrado: facilidad para concebir proyectos salvadores, en pleno desvarío”. Los planes para montar Lisístrata en Africa: “disparates”, explica Manuel Pedroso.

IMG_20180804_124751.jpg

Pedroso concluye su reporte sobre las majaderías africanas: “que los agentes moros estaban vendidos a la Comisaría de los rebeldes en Tetuán”. Sigue Azaña con una revista del cuerpo diplomático republicano: “otros se han limitado al papel de informadores y, a veces, al de espectadores. Cuando no al de refugiados.” Una pena que no tenga comentario alguno sobre Agustín de Foxá, quien pasó meses haciendo el papel de traidor a la República, desde su cargo de diplomático. A Largo, otra puñalada, sobre su corta y muy lamentada estapa como presidente del gabinete: “diríase ‘que no cree en la realidad del mundo exterior'”.

IMG_20180804_124804.jpg

Durante una larga conversación con un visitante catalán, enviado por el cuco Companys a tantear los ánimos, Azaña suelta una larga parrafada sobre la soledad en la cumbre, en particular cuando el ejército nacional está avanzando hacia ella.

IMG_20180804_124822.jpg

(Continúa)

 

Posted in Diarios de Guerra de Azaña, Uncategorized | Tagged , , | 1 Comment

Schindler’s List, as Told by a Jewish Name in the List

Leopold Page, aka Poldek Pfefferberg, is the real-life person behind the hustler character in Schindler’s List, the best and most clearly drawn in the movie: the guy who is always a step ahead of the Nazis. The guy who, caught during the Krakow ghetto clearing, stands up to attention and tells amused Nazi officers that he’s been ordered to clean up the street:

Page was the main force behind Schindler’s List, the book, as he convinced Thomas Keneally to write it on the basis of his (Page’s) extensive archives about Oskar Schindler, and then the movie, as he (Page) chased Steven Spielberg until he (Page) got the director interested in a film version.

Page told his life story in a long interview before he died. It’s, of course, an amazing story: I would have never suspected this resourceful guy was… a high school teacher. He was also a Polish army officer during the short but hard-fought Nazi invasion of the country, and he has great anecdotes, including the one about being caught in the ghetto, standing to attention.

A clear mind, a good storyteller with a quaint Slavic accent and an obsession to provide the wartime exchange rate between the Polish zloty and the U.S. dollar every five minutes, he passed away in 2001.

Posted in Sights and Sounds | Tagged , , | Leave a comment