El papel del Imperio Austro-Húngaro en la Guerra de Independencia de Cuba

No fue ninguno. Pero, como escribe John Zametica en su excelente libro sobre el ocaso de la monarquía dual (“Folly and Malice: The Habsburg Empire, the Balkans and the Start of World War I”), existió la seria posibilidad de una intervención en favor de España, liderada por el ultraconservador monarca austro-hungaro, Francisco José:

“Franz Joseph quedó felizmente instalado en el dualismo (austro-húngaro). Esto no fue sorprendente dada su disposición cada vez más conservadora. La derrota de Francia por Prusia en 1870 había enterrado sus restantes ambiciones de desempeñar un papel activo en los asuntos alemanes. Ahora solo le interesaba la estabilidad, tanto exterior como nacional. Lo más cerca que estuvo de contemplar una aventura en el extranjero (a excepción de la ocupación de Bosnia-Herzegovina en 1878) fue en 1898 durante la Guerra Hispanoamericana, cuando se enfadó con su ministro de Asuntos Exteriores, Agenor Gołuchowski, por no mover un dedo para provocar la intervención de las potencias europeas en Cuba. Gołuchowski le dijo que a Austria le convenía más una república en España que una guerra contra Estados Unidos.”

Al final, como suele ocurrir en estos casos, Goluchowski se quedó con las dos cosas: una guerra contra Estados Unidos, que destruyó la monarquía austro-húngara, y una república en España.

Posted in Ocurrencias | Tagged , , | Leave a comment

Why Censorship is the Best Thing that Ever Happened to Art

Reading Slavoj Zizek’s old book “Tarrying with the negative” (1993), I came across this delightful anecdote about a Yugoslavian cut of Ben Hur, the American movie about early Christian Romans:

What we must bear in mind here is the ultimate contingency of this act of “positing the presuppositions.” In ex-Yugoslavia, the Communist censorship was neither too harsh nor too permissive. For example, films with direct religious content were allowed, but not if their subject was Christian: we saw de Mille Ten Commandments, but there were problems with Wyler’s Ben Hur. The censor resolved his dilemma (how to obliterate Christian references in this “tale of Christ” and yet preserve the story’s narrative consistency?) in a very imaginative way: he cut out of the first two-thirds the few scattered oblique references to Christ, while simply cutting off the entire last third where Christ plays the central role. The film thus ends immediately after the famous horse-race scene in which Ben Hur wins over Massala, his evil Roman archenemy: Massala, all in blood, wounded to death, spoils Ben Hur’s triumph by letting him know that his sister and mother, allegedly dead, are still alive, yet confined to a colony of lepers, crippled beyond recognition. Ben Hur returns to the race ground, now silent and empty, and confronts the worthlessness of his triumph — the end of the film. The censor’s achievement is here truly breathtaking: although undoubtedly he had not the slightest notion of the tragic existentialist vision, he made out of a rather insipid Christian propaganda piece an existential drama about the ultimate nullity of our accomplishments, about how in the hour of our greatest triumph we are utterly alone. And how did he pull it off? He added nothing: he brought about the effect of “depth,” of a profound existential vision, by simply mutilating the work, by depriving it of its crucial parts.

This reminded me of a similar case in Francoist Spain, in which I was born, but never really got to know very well (I was 2 when the Fascist dictator died).

Spanish censors in the early 1950s were confounded by the the American movie Mogambo, It was a bit racy at the time, even for the U.S., as it was centered on a love triangle, made up of characters played by Clark Gable, a rugged hunter and guide leading a bunch of Americans through an African safari; Ava Gardner, who essentially played herself, single, fast and loose; and Grace Kelly, who played a married woman who falls for Gable and hates it that he’d rather sleep with Gardner (which didn’t actually happen: Gable was sleeping with Kelly during the shooting, the reason why their two characters have zero sexual chemistry on camera).

For the Catholic censors of early Franco Spain, this was quite the abomination, a pretty extravagant breach of the sacred bonds of marriage. So they came up with an idea: the character played by Kelly, instead of being a married woman traveling with her husband, would be a single woman traveling with her brother.

This is so crazy that for a long time I thought this was an anti-Franco urban legend. Could censors really be that thick? But they were. Everyone had to put up with a pretty close sibling relationship, and a bit extra excitement.

In the scene below (from the Spanish-dubbed version that ran in Spanish cinemas), Kelly walks into Gable’s tent looking for some sexy time, and finds the hunter cavorting with Gardner. She’s enraged, and tries to shoot Gable; hearing the fracas, other men from the party walk in (including the husband… I mean, brother), and Gardner explains the situation in the most Catholic possible terms:

“So this ruffian, this jungle casanova, has been trying to get into your sister’s pants for the whole trip, but she’s in love with her boyfriend. He was drunk today, and made another pass at her and she shot him, which is the only thing any decent woman would have done.”

The husband-I mean-brother looks at Gable with the utmost scorn and responds:

“If she hadn’t shot at him, I would have done it.”

Which, in all honesty, makes the Spanish version racier, with everyone concerned about the virginal single lady, than in the original American version — in which a married woman unconvincingly claims to be defending her virtue, and the plot revolves around humdrum infidelity, like a million other movies.

Look, the temptation here is to nod and say: well, some censors got lucky perhaps. Nothing to lose sleep over. But there’s a lot more to that: many, actually most, of mankind’s greatest works were composed (often as propaganda efforts) as a way to get around moral or religious rules.

To take a simple example: everyday movies in the 1980s were full of cringey sex scenes (often with saxophone music) in which the protagonists were shown to be physically expressing their attraction, normally for between one and two minutes. In previous years, moral rules made this impossible; and now that we now it’s possible, we can pose some questions to ourselves: did we gain anything with those scenes? Were the movies any better because of them? Do we really want to see that, in every single fucking movie? Is that our real desire, which was previously thwarted by censorship?

Or, as Zizek puts it in his comment about the Yugoslavian version of Ben Hur:

This is the way meaning emerges from nonsense. These paradoxes enable us to specify the nature of “self-consciousness” in German Idealism. In his critical remarks on Hegel, Lacan as a rule equates self-consciousness with self-transparency, dismissing it as the most blatant case of a philosophical illusion bent on denying the subject’s constitutive decenteredness. However, “self-consciousness” in German Idealism has nothing whatsoever to do with any kind of transparent self-identity of the subject; it is rather another name for what Lacan himself has in mind when he points out how every desire is by definition the “desire of a desire”: the subject never simply finds in himself a multitude of desires, he always entertains toward them a reflected relationship; i.e., by way of actual desiring, the subject implicitly answers the question, “which of your desires do you desire (have you chosen).” 6 As we have already seen apropos of Kant, self-consciousness is positively founded upon the nontransparency of the subject to itself: the Kantian transcendental apperception (i.e., the self-consciousness of pure I) is possible only insofar as I am unattainable to myself in my noumenal dimension, qua “Thing which thinks.”

Posted in Zizekiana | Tagged , , , , | Leave a comment

Finanzas Políticas: Subiendo el Salario Mínimo (o No)

(He lanzado una nueva newsletter, Finanzas Políticas, en la que voy a centrarme en la intersección entre dos de mis grandes pasiones. No olvides registrarte aquí si te gusta y quieres recibirla por email; algunas entradas serán gratis pero si quieres verlas todas habrá que hacer una suscripción de pago.)

He de reconocer (y esto a algunos liberales les fastidiará) que yo tiendo a estar más bien en favor de las subidas del salario mínimo. Quizá sea porque veo la cincuentena y sé que el mercado laboral para los cincuentones españoles es la muerte acompañada, si tienes suerte, de salario mínimo. En todo caso, me gustan las discusiones bien motivadas sobre los efectos positivos y negativos de subir los salarios mínimos; y esto a se le da muy bien a John Cochrane. Este economista estadounidense, en su blog Economista Malhumorado, escribe (las traducción son mías):

Una falacia casi universal es tratar a las personas de cualquier grupo como idénticas, tener un estereotipo en mente y aplicarlo a toda la categoría. Los defensores de los salarios mínimos a menudo pintan una imagen del único sostén de una familia que lucha valientemente por mantenerse con los bajos salarios. ¿No se merece más? Bueno, sí, todos merecemos más, pero ese atractivo emocional no hace que el salario mínimo sea una buena idea.

Hay que tener en cuenta que, en EEUU, el salario mínimo se establece por hora: está en $7,25, y la administración Biden está hablando (con moderado entusiasmo) de subirlo a $15.

El salario mínimo facilita que los empleadores se involucren en situaciones de discriminación racial, étnica, de género, de edad, de orientación y otras discriminaciones más sutiles pero legales. Ese fue, durante muchos años, su propósito. Los salarios mínimos estaban ahí para evitar que los negros que se trasladaban del sur a las ciudades del norte compitieran por los trabajos ocupados por los blancos. Incluso las causas de izquierda tienen un sórdido pasado racial.

De ello se deduce que el efecto principal de los salarios mínimos es alentar, no obligar, a los empleadores a ser más exigentes con las personas que contratan. Beneficia a unos pocos que ya son buenos trabajadores y pueden soportar un horario más duro, menos flexible, menos beneficios adicionales, etc. Les duele a los demás, muchos de los cuales pierden la segunda oportunidad, la vía de acceso al trabajo legal.

Los efectos disuasorios a la contratación provocados por el salario mínimo son también reales, continúa Cochrane:

Los salarios mínimos también afectan a algunos tipos de empleadores más que a otros. Los “trabajos” en McDonalds pueden aumentar. ¿Por qué? Porque el puesto de tacos en la calle, que paga menos que McDonalds, se hunde y McDonalds obtiene más negocio. Al igual que los trabajadores, la regla beneficia a las empresas que están un poco más arriba en la escala a expensas de las que están en la parte inferior. ¿A dónde van estos trabajadores y empresas? ¿Cómo viven? Muchos se dedican a operaciones y empleos ilegales, lo cual es desagradable en muchos sentidos.

Un detalle importante que destaca Cochrane es que las discusiones sobre el salario mínimo son muy de economista aficionado: es un tema que todo el mundo entiende (o del que todo el mundo cree que entiende), que en realidad oculta infinidad de circunstancias particulares.

Sin embargo, he de decirle a mis amigos del libre mercado que creo que nosotros también hacemos demasiado ruido con el salario mínimo. Hay cientos, si no miles de las distorsiones del mercado laboral a nivel federal, estatal y local. Todo el argumento sobre la diferencia entre “empleado” y “autónomo” incluye miles de páginas de regulación adjuntas. Las licencias ocupacionales, las compensaciones no dinerarias, el valor, las horas y los términos de servicio comparables, las altas tasas de impuestos sobre la nómina y la renta, el crecimiento absurdo de los departamentos de RR.HH. y cumplimiento, las leyes favorables a los sindicatos, etc., son, en mi opinión, distorsiones del mercado laboral mayores que el salario mínimo. El salario mínimo atrae la atención porque es muy simple una vez que entiendes algo de economía… pero eso no significa deberíamos elevarlo al tema principal de la economía laboral.

En esta completa entrada en Nada es Gratis, el mejor blog de economía de España, Javier Ferri hace un análisis exhaustivo sobre el tema, que tiende a llevar a conclusiones similares a las de Cochrane. Por ejemplo, Ferri escribe esto, resumiendo las conclusiones de un reciente estudio de Neumark y Shirley (2021) – NS en adelante – acabado de salir del horno:

NS rastrean en su análisis los resultados de todos los trabajos desde la aparición de la Nueva Investigación del Salario Mínimo que satisfacen ciertos criterios: (a) que no estén basados sólo en series temporales, pues la capacidad de identificación del efecto se considera inferior; (b) que estén publicados o vayan a publicarse en una revista científica; (c) que se centren en la economía de Estados Unidos; (d) que proporcionen alguna estimación del efecto sobre el empleo. En total incluyen 66 trabajos, aunque los autores también ofrecen la lista de los trabajos excluidos.

El estudio de NS no es un meta-análisis al uso. La principal diferencia es que en su disección de cada trabajo se quedan sólo con la estimación nuclear. Es muy frecuente que en un artículo de investigación se presenten los resultados intermedios, antes de ofrecer la estimación que los autores consideran la más importante. De hecho, Neumark y Shirley enviaron una carta a los autores de todos los trabajos revisados para preguntarles cuál era en su opinión la estimación central. Los resultados de este ejercicio se ofrecen en términos de distribución de frecuencias para el conjunto de estimaciones centrales.

Su principal conclusión es que la distribución de los efectos del salario mínimo sobre el empleo es absolutamente asimétrica, y claramente orientada hacia el signo negativo. Es decir, aumentos del salario mínimo reducen el empleo en la inmensa mayoría de los estudios.

Volviendo a España, este gráfico con los salarios brutos en España, cortesía de Bankinter, ayuda a poner las cosas en contexto; el salario mínimo en España es EUR12.600 al año:

Por otro lado, esta gráfica del post de Ferri, en la que coloca el salario mínimo como porcentaje del salario medio en España, es como para helar la sangre, francamente. Da del todo la impresión de que estamos repartiendo la pobreza en lugar de aumentar la riqueza:

Eso sí, el salario mínimo ha subido mucho más que la media europea en los últimos años y, al menos aquí y con las circunstancias particulares del mercado laboral español (que parecen ser mucho más dañinas que el nivel específico del salario mínimo), no está nada claro que haya ayudado a tener mejores cifras de paro.

Subscribe now

Wirecard: algo huele a podrido en Alemania

No sólo en Luxemburgo huele a podrido. Llama la atención que el escándalo Wirecard no haya llamado más la atención. Al fin y al cabo, en muchos países del mundo, cada vez que hay algún escándalo grave o embarazoso, siempre sale alguien que dice “esto no pasaría en un país serio” o “en un país serio rodarían cabezas por esto”, y estas personas que hacen tales comentarios siempre tienen en mente a Dinamarca, a Suecia, o Alemania.

Pues en Alemania ocurrió Wirecard. En resumen: una compañía dedicada al procesamiento de pagos y provisión de servicios fundada en 1999 fue declarada insolvente el año pasado. Su ex director general, dos miembros del consejo y otros ejecutivos afrontan serias acusaciones de fraude, y el director de operaciones – un gran consumidor de drogas que presumía de tener contactos con servicios de inteligencia – está desaparecido, fugado a quién sabe donde. Sus auditores ni se enteraron de nada (vaya novedad, ¿eh?) ni se responsabilizan de nada.

En junio de 2020, Wirecard anunció que faltaban 1.900 millones de euros en efectivo, que había asegurado que estaban en una cuenta en Filipinas, mientras todo el establishment alemán ponía cara de póker y les daba premios por aquí y por allá.

El pufo ha dejado un agujero de unos 3.200 millones de euros, y se está cobrando piezas importantes, como la del jefe del regulador bancario alemán, quien merece un lugar de deshonor en la historia de las finanzas: primero metió la cabeza en un hoyo durante años mientras el Financial Times escribía artículo tras artículo indicando serias dudas sobre el estado de las cuentas de la fintech más famosa de la mayor economía de la eurozona; luego apoyó una investigación criminal contra el periodista del FT que investigaba a Wirecard; y luego prohibió la venta en corto de las acciones de Wirecard para proteger a la empresa y que pudiera seguir defraudando a todo el mundo.

Una de las últimas novedades en torno a Wirecard es que Heike Pauls, un analista de Commerzbank, uno de los grandes bancos tradicionales alemanes, ha sido despedido por pasar información confidencial sobre inversores a Wirecard. Saboreemos lo que Handelsblatt cuenta sobre el amigo Pauls:

Heike Pauls de Frankfurt alcanzó notoriedad en el escándalo Wirecard. En un informe de enero de 2019, el analista de Commerzbank desestimó las noticias críticas del “Financial Times” como “Fake News” y acusó al periódico empresarial británico de manipulación del mercado. Recientemente se supo que Pauls también había informado a la gerencia de Wirecard sobre evaluaciones confidenciales de un inversor de gran importancia.

Con la salida de Pauls, la barrida continúa después del escándalo Wirecard. A fines de la semana pasada se supo que el jefe de la Autoridad de Supervisión Financiera de Bafin, Felix Hufeld, y su adjunta, Elisabeth Roegele, tendrían que dejar sus puestos.

Wirecard colapsó el verano pasado después de que se supiera que miles de millones en ventas y efectivo nunca existieron en realidad.

Las víctimas no solo incluyen a muchos inversores que habían invertido dinero en el entonces grupo Dax, sino también al empleador de Pauls. Commerzbank tuvo que amortizar alrededor de 175 millones de euros en 2020 debido a un préstamo fallido al grupo bávaro.

Inversores críticos y el “Financial Times” habían señalado inconsistencias en Wirecard varias veces en los años anteriores, pero no convencieron a las autoridades de supervisión financiera y muchos bancos.

Pauls era uno de los mayores “fans” de Wirecard entre los analistas. En su informe de “Fake News” del 31 de enero de 2019, recomendó la acción de Wirecard como “comprar” y nombró un precio objetivo de 230 euros. Estaba más del 50 por ciento por encima del valor de la acción en ese momento.

Incluso después de la presentación de un informe crítico de KPMG, en el que la empresa auditora señaló la falta de pruebas para el negocio de terceros de Wirecard, la analista de Commerzbank se mantuvo firme en su evaluación positiva. “Vemos una buena oportunidad de compra”, dice su último informe del 18 de mayo de 2020. También se mantuvo en el precio objetivo de 230 euros.

Sin embargo, según fuentes de círculos financieros, el factor decisivo para el final de Paul en Commerzbank fue el hecho de que pasó las evaluaciones de un inversor crítico al director financiero de Wirecard, Burkhard Ley, y a la jefa de relaciones con inversores, Iris Stöckl. La empresa tuvo así la oportunidad de desarrollar una estrategia de comunicación para contrarrestar las acusaciones.

Share

El voto poligonero catalán

El excelente Kiko Llaneras tiene un detallado estudio sobre los votantes catalanes en El País. Las conclusiones son claras: los catalanes con cuatro abuelos catalanes votan muy mayoritariamente por el separatismo, y la propensión a votar en contra es mayor contra más charnego es uno (yo mismo soy hijo de charnego barcelonés, conste, y crecí en aquella ciudad junto al Mediterráneo). En cuanto a niveles de renta, muchos se van a llevar sorpresas viendo este gráfico:

El voto de las rentas más bajas se decanta por Vox (número uno entre tales rentas) o el tradicional PSC. Ojo a la CUP y Podemos, con muy poca penetración en ese segmento. El PdeCat, cuyo mayor logro al quedar fuera del parlamento fue quitarle la victoria electoral a Junts, el chiringuito de Puigdemont, recibió casi la mitad de sus votos de los barrios de rentas altas, lo que indica su escasa penetración en las zonas rurales donde el prófugo es el ídolo del payés de cuatro apellidos catalanes.

Posted in Finanzas Políticas | Tagged , , | Leave a comment

Media Messaging At Work: the Capitol Riot

Glenn Greenwald, in Substack, has a wonderful piece on how anti-Trumpist propaganda triumphed beyond all expectations in the wake of the Capitol Riot in January. Five Trump supporters were killed, one of them arguably through excessive use of police force, and nobody else. And still the media consensus managed to come down hard on the Trumpists.

Five? Yeah. You may remember that early on the reports were that four idiot redneck hillbillies who fully deserved death had died in various ways (that included a woman veteran shot by police, but who cares about people shot by people, women or veterans, right?) and one heroic selfish policeman was killed by the rednecks, who bashed his head in with a fire extinguisher.

Too bad that was a filthy lie. And it was an obvious lie that was found as such the NEXT DAY, and it’s still doing the rounds, and being repeated:

After the media bombarded Americans with this story for a full month without pause, it took center stage at Trump’s impeachment process. As former federal prosecutor Andrew McCarthy noted, the article of impeachment itself stated that “Trump supporters ‘injured and killed law enforcement personnel.’” The House impeachment managers explicitly claimed on page 28 of their pretrial memorandum that “the insurrectionists killed a Capitol Police officer by striking him in the head with a fire extinguisher.”

Once the impeachment trial ended in an acquittal, President Joe Biden issued a statement and referenced this claim in the very first paragraph. Sicknick, said the President, lost “his life while protecting the Capitol from a violent, riotous mob on January 6, 2021.”

The problem with this story is that it is false in all respects. From the start, there was almost no evidence to substantiate it. The only basis were the two original New York Times articles asserting that this happened based on the claim of anonymous law enforcement officials.

Despite this alleged brutal murder taking place in one of the most surveilled buildings on the planet, filled that day with hundreds of cellphones taping the events, nobody saw video of it. No photographs depicted it. To this day, no autopsy report has been released. No details from any official source have been provided.

Not only was there no reason to believe this happened from the start, the little that was known should have caused doubt. On the same day the Times published its two articles with the “fire extinguisher” story, ProPublica published one that should have raised serious doubts about it.

The outlet interviewed Sicknick’s brother, who said that “Sicknick had texted [the family] Wednesday night to say that while he had been pepper-sprayed, he was in good spirits.” That obviously conflicted with the Times’ story that the mob “overpowered Sicknick” and “struck him in the head with a fire extinguisher,” after which, “with a bloody gash in his head, Mr. Sicknick was rushed to the hospital and placed on life support.”

But no matter. The fire extinguisher story was now a matter of lore. Nobody could question it. And nobody did: until after a February 2 CNN article that asked why nobody has been arrested for what clearly was the most serious crime committed that day: the brutal murder of Officer Sicknick with a fire extinguisher. Though the headline gave no hint of this, the middle of the article provided evidence which essentially declared the original New York Times story false:

In Sicknick’s case, it’s still not known publicly what caused him to collapse the night of the insurrection. Findings from a medical examiner’s review have not yet been released and authorities have not made any announcements about that ongoing process.

According to one law enforcement official, medical examiners did not find signs that the officer sustained any blunt force trauma, so investigators believe that early reports that he was fatally struck by a fire extinguisher are not true.

The CNN story speculates that perhaps Sicknick inhaled “bear spray,” but like the ProPublica interview with his brother who said he inhaled pepper spray, does not say whether it came from the police or protesters. It is also just a theory. CNN noted that investigators are “vexed by a lack of evidence that could prove someone caused his death as he defended the Capitol during last month’s insurrection.” Beyond that, “to date, little information has been shared publicly about the circumstances of the death of the 13-year veteran of the police force, including any findings from an autopsy that was conducted by DC’s medical examiner.”

Few noticed this remarkable admission buried in this article. None of this was seriously questioned until a relatively new outlet called Revolver News on February 9 compiled and analyzed all the contradictions and lack of evidence in the prevailing story, after which Fox News’ Tucker Carlson, citing that article, devoted the first eight minutes of his February 10 program to examining these massive evidentiary holes.

That caused right-wing media outlets to begin questioning what happened, but mainstream liberal outlets — those who spread the story aggressively in the first place — largely and predictably ignored it all.

This week, the paper that first published the false story — in lieu of a retraction or an explanation of how and why it got the story wrong — simply went back to the first two articles, more than five weeks later, and quietly posted what it called an “update” at the top of both five-week-old articles

I recommend you go read the rest here.

Posted in Sights and Sounds | Tagged , , | Leave a comment

Esteroides imperiales: la economía de EEUU en los 2020s

(He lanzado una nueva newsletter, Finanzas Políticas, en la que voy a centrarme en la intersección entre dos de mis grandes pasiones. No olvides registrarte aquí si te gusta y quieres recibirla por email; algunas entradas serán gratis pero si quieres verlas todas habrá que hacer una suscripción de pago.)

Comparar la evolución de los mercados de activos estadounidenses (bolsas, mercados de bonos, sector inmobiliario, etc) en lo que va de siglo con los de casi cualquier otro país es medio deprimente, porque no hay comparación posible. Ésta, por ejemplo, es la evolución de varios índices bursátiles entre enero de 2000 y enero de 2021:

-DJIA (EEUU) +200%

-Nikkei 225 (Japón) +55%

-IBEX-35 (España) -18%

-MIB (Italia) -44%

Casi todos los indicadores que tomes te dan cuatro mensajes clave: que los mercados de EEUU son los que más han salido ganando con la globalización de las finanzas y los cambios en política monetaria en estas dos décadas; que Japón no está en una situación tan precaria como mucha gente piensa; que estas dos décadas han sido, en muchos sentidos, décadas perdidas para España; y que en Italia hay una sólida fundamentación para un creciente sentimiento a favor de la salida del euro.

EEUU entronó nuevo emperador el mes pasado, el típico senador medio senil al que acuden las élites imperiales en momentos de intensas disputas internas, así que hoy vamos a fijarnos un poco en el panorama con que se encuentra la nueva administración Biden. Un panorama que modificará ligeramente, como ha hecho cada administración estadounidense, pero que en lo fundamental cambiará poco de aquí a 2024.

En 2000, el año en que empecé mi anterior comparación, el mundo estaba en medio de la ya casi olvidada burbuja de las punto-com: el primer subidón de los mercados de valores, en la creencia (que se vio luego fundamentada) de que las empresas de Internet representaban un nuevo paradigma productivo. El ajuste tras ese subidón, combinado con los efectos de los ataques a las Torres Gemelas y la desastrosa invasión y ocupación de Irak de 2003-???? hizo que, durante varios años, los mercados estadounidenses se movieran bastante en tándem con los mejores de Europa… como los españoles.

Al comenzar 2008, el IBEX-35 y el DJIA estaban en niveles similares, cerca de los 15.000 puntos; han divergido totalmente desde entonces. Este fue el punto de inflexión que dio lugar al actual momento financiero estadounidense que he denominado “esteroides imperiales”. La crisis de 2008 hundió las finanzas públicas y privadas españolas, y expulsó de los mercados españoles a la mayor parte de los inversores extranjeros; en EEUU, sirvió para que el estado estadounidense (*) se diera cuenta de que puede imprimir dinero como si no hubiera mañana, sabiendo que siempre encontrará compradores para sus dólares.

Share Finanzas Políticas

En este interesante post, el economista retirado Captain Capitalism se molestó en dividir la base monetaria de EEUU (todos los dólares en circulación mas aquellos depositados en la Fed) por el Producto Interior Bruto (PIB). El resultado es espectacular:

¿Qué quiere decir este gráfico? Básicamente, se refiere a cuánto dinero ha sido necesario imprimir para generar la misma unidad de producción. En 1959, cuando empieza el gráfico, hacían falta 10 céntimos de dinero en masa monetaria para producir un dólar en PIB. Esto fue bajando hacia los 5 céntimos en 2008, cuando la política de “barra libre de liquidez” de la Fed generó un incremento espectacular de la masa monetaria.

A partir de marzo de 2009, cuando la Fed hizo el famoso anuncio de que veía “brotes verdes” de recuperación en la economía estadounidense, hubo un interesante debate entre Paul Krugman, prestigioso economista, y Niall Ferguson, prestigioso historiador de las finanzas, sobre los efectos a medio plaza de la barra libre de liquidez: Krugman arguyó que, al haber creado la crisis un gran “diferencial de producción” o “output gap” (es decir, al haber hecho que la economía funcionara por debajo de su capacidad potencial) el estímulo monetario, aunque fuera gigantesco, no derivaría en inflación; Ferguson respondió que es imposible darle a la maquinita del dinero todo el día, sin que haya inflación.

Este debate, que fue entretenido y frecuentemente un poco pasado de rosca (sobre todo por parte de Krugman, un tipo maleducado que es incapaz de disentir con nadie sin pensar que, en comparación con su augusta persona de Premio Nobel, es un subnormal) lo acabó ganando Krugman. A partir de 2015, con la aquiescencia de la administración de Barack Obama (2009-2017) la Fed empezó a reducir tímidamente su nivel de estímulo monetario, sin que se viera inflación significativa en ningún momento de la década. Aparentemente.

Los muy graduales pasos para poner la masa monetaria bajo control fueron cercenados de raíz por la epidemia del coronavirus, que llevó a otra apertura sine die del bar de la liquidez: hasta el punto de que un 37% de todos los dólares imprimidos en todos los tiempos lo fueron en 2020.

Probablemente, nunca más nadie jamás intente reducir la liquidez como se hizo en 2016-2019; si esto se hace, se hará con mucho más tiento. Captain Capitalism resume (la traducción es mía):

Cuando sumamos, se ve que aumentamos la oferta monetaria en casi un 600%, pero el PIB solo aumentó en un 41% durante ese mismo tiempo. Cuando se precisaban cinco centavos para producir $1 en PIB, ahora se necesitan $0,25, lo que implica una tasa de inflación real del 500%.

Ahora, por supuesto, la gente mirará y dirá: “¡No veo una inflación del 500%! La leche todavía cuesta $2 por galón. ¡La gasolina solo costaba $ 1 por galón el año pasado! Y mis videojuegos todavía cuestan $55”.

Todo eso es cierto.

Pero la inflación va donde la canaliza el sistema financiero, y el sistema bancario presta dinero solo a algunas áreas clave, que han visto subir los precios alrededor de un 500%.

El mercado de valores ha subido un 400% desde sus mínimos de 2008. La vivienda casi igual. La matrícula universitaria sólo sube alrededor del 200-300% dependiendo del tipo de escuela a la que vayas. También los alquileres. Las criptomonedas y los metales preciosos ciertamente han dado un salto interesante, ¿no es así? Y no puedo creer que haya idiotas que estén pagando $36.000, de media, por un coche nuevo.

Sí, mi excelente Millennial con educación universitaria. Tienes razón. El precio de una libra de queso sigue siendo de 45 centavos. Oh … pero ¿qué me dices? ¿Vives con tus papás porque no puedes pagar un alquiler de $2.500/mes a la edad de 33 años?

Es decir, la inflación, como decía Paul Krugman, no se ha disparado porque la fabricación de monedas imperiales esté a tope. El problema es que nuestras medidas de inflación convencionales, sobre el todo el Indice de Precios al Consumo, no miden todos los huequitos de la economía donde se está metiendo la inflación real, que afecta sobre todo a los precios de activos: incluyendo a los activos financieros.

Subscribe now

Este gráfico lo explica bastante bien, contraponiendo las cosas que de hecho han bajado de precio en las últimas dos décadas en EEUU (ropa, móviles, ordenadores, teles) y las que han subido de precio, a veces de forma espectacular (servicios médicos, educación, vivienda):

Es importante tener en cuenta la gran “ventaja” que, según muchos economistas, ha provocado esto: la caída de los intereses de la deuda.

A medida que la liquidez ahoga el sistema monetario, lleva a lo que se llama represión financiera: los activos financieros aumentan de precio para acoplarse al aumento de la liquidez (mayor número de dólares buscando similares cantidades de acciones, bonos, warrants, opciones, etc); en el caso de la renta fija esto quiere decir presión a la baja sobre sus intereses, que dejan de responder a su futura rentabilidad y perfil de riesgo, y caen hasta niveles ultra-bajos que sólo responden a la abundancia de capital disponible para todo aquél que lo quiera tomar prestado.

Y todo ello no tiene siquiera en cuenta lo que la Fed (igual que el Banco Central Europeo) lleva haciendo un tiempo: monetizar la deuda sin rubor alguno, al comprar bonos del estado. Esto lo podríamos llamar directamente represión financiera descarada.

Esta gráfica indica claramente la relación entre los activos depositados en la Fed por los bancos comerciales y otras entidades financieras (azul), uno de los indicadores de abundancia de liquidez, y la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años (amarillo):

Durante milenios, ha existido entre la mayor parte de gobiernos una cierta preocupación por mantener la deuda acumulada bajo control. ¡Eso ahora está pasado de moda! Si la deuda resulta extremadamente barata, ¿por qué no pedir más? Pues eso es lo que se ha hecho, y nunca más que en la moderada administración de Obama, y en la republicana administración de Donald Trump (2017-2021). El ratio entre la deuda estatal y el PIB, que llegó a estar en el 55% justo al tomar posesión George W. Bush (2001-2009), se ha situado en el 106% al cierre de 2019 y camina rápido hacia el 125%.

Esta situación lleva a que gente de enorme prestigio intente ganar favor político alentando que se haga lo que ya se está haciendo: es decir, ofreciendo argumentos intelectuales para una política que es pura practicidad. De ahí sale un muy discutido estudio publicado el 30 de Noviembre por el ex Secretario del Tesoro Lawrence Summers, un tipo muy de la casta, podríamos decir, y el ex presidente del Consejo de Asesores Económicos Jason Furman.

En su estudio, Summers y Furman básicamente le ponen lenguaje acádemico a la proposición anterior: si la represión financiera ha funcionado de forma fantástica hasta ahora (al menos para ellos, y los inversores en mercados financieros cuyos activos no hacen más que apreciarse), ¿por qué no acelerar la misma política y endeudarse más y más mientras se mantiene la barra libre de liquidez?

Estos razonamientos, que no son súper-elevados pero implican cierta complejidad y entendimiento de la política económica y los sistemas monetarios, son luego simplificados para el consumo del pueblo llano, de este modo:

Después de todo esto, a mí me surgen dos presuntas. Es obvio que a la gente le sigue gustando mucho el dólar, y siguen dispuestos a quedarse con todos los que se fabriquen. Pero, ¿le gustará para siempre? Este gráfico indica que el uso del euro (azul) en el sistema internacional de transferencias de pago SWIFT está a punto de superar al uso del dólar:

Y una pregunta más fundamental: ¿sigue funcionando la señal de precio bajo condiciones de represión financiera?

Recordemos que la señal de precio es la diferencia fundamental entre lo que se solían llamar “bloque socialista” y “bloque capitalista”. En el bloque socialista, el estado le decía a la empresa estatal de vaqueros que fabricara vaqueros, y la empresa lo hacía y los repartía, y la gente se los ponía porque no había otra cosa; en el bloque capitalista, varias empresas competían por hacer vaqueros, y las mejores podían ofrecer vaqueros de mayor calidad y subir sus ventas y beneficios, que por ello dependen de la eficiencia de su modo de producción.

La represión financiera, diría yo, en efecto está llevando a que los mercados de capitales se comporten como una burocracia tardo-soviética, que reparte vaqueros gratis para toda la gente que vive de los mercados financieros; esta gente tiene una enorme colección de vaqueros que jamás se pone, pero que no querría ver devaluada por nada en el mundo, porque la ha hipotecado para pagar su yate de lujo y sus casas en Manhattan, Aspen y París. Y no les gusta nada que los proletarios se metan a jugar a su jueguito de encontrar activos en los que esconder la inflación, al estilo GameStop.

* Por resumir un tema complejo de forma muy basta: la independencia de los bancos centrales es una extraña ficción, que a veces es más o menos real, en casi todos los países, pero lo es mucho más en EEUU, donde el Departamento del Tesoro (y no la Reserva Federal, el “banco central” estadounidense) imprime los billetitos o añade los ceros electrónicos, y la Reserva Federal (que más que un banco central es un consorcio controlado por la banca comercial pero bajo supervisión gubernamental) adquiere los activos que considera conveniente.

Posted in Finanzas Políticas | Tagged , , | Leave a comment