Podemos en Venezuela: el acuerdo Punto de Cuenta y los comienzos de Podemos

(Esto es un extracto de mi nuevo libro, “Podemos en Venezuela”, publicado por Homo Legens y disponible aquí y aquí)

Chávez no era una persona acostumbrada a la negativa, y a consejos que iban en contra de sus instintos. En el momento en que se le planteó la moderación, la mano a la oposición y la triangulación, anunció que, dado que había perdido el referéndum para extender sus mandatos, haría lo único que tiene sentido en tal caso: organizar inmediatamente un segundo referéndum para ganarlo.

Mientras este referéndum se preparaba, Chávez dio un acelerón a sus planes para España. Los de IU seguían con sus ideas y sus consejos, así que haría falta alimentar a la sección del izquierdismo español que más se amoldaba al estilo chavista, y que lo mejor conocía. El 28 de mayo de 2008, el ministro chavista de Finanzas, Rafael Isea, le presentó un informe confidencial titulado “Punto de cuenta al Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”, que Chávez firmó de inmediato.

El informe[1] es toda una declaración de intereses y planes futuros del chavismo respecto a España. En un párrafo, desvela cómo la relación con la Fundación CEPS, presentada externamente como de asesoría y pago por servicios, busca fines mucho más amplios que los que ninguna de las dos partes confesó públicamente:

“Adicionalmente, según lo acordado en el referido consejo de ministros, el consiguiente apoyo económico que significará para la Fundación CEPS esta contratación permitirá estrechar lazos y compromisos con reconocidos representantes de las escuelas de pensamiento de izquierdas, fundamentalmente anticapitalistas, que en España puedan crear consensos de fuerzas políticas y movimientos sociales, propiciando en ese país cambios políticos aún más afines al gobierno bolivariano”.

El informe tenía como asunto fundamental “solicitar la aprobación de recursos para la contratación de la Fundación del Centro de Estudios Políticos y Sociales CEPS” para el periodo 2008-2010. En el documento, Isea explica que las asesorías de la Fundación al Gobierno de Venezuela, que comenzaron en el año 2003 (con lo que estamos hablando sólo de la Fundación CEPS, no del CEPS antes de su conversión en fundación), han servido para “promover los conceptos de emancipación popular, conciencia anticapitalista y controlaría social”.

Más chocante aún es la estimación de recursos económicos otorgados hasta ese momento a CEPS. El informe cifra en 2,69 millones de euros las cantidades satisfechas hasta 2007. Es interesante reseñar que los datos públicos que se presentaron al Registro de Fundaciones no llegan, ni de lejos, a esa cantidad. Esto, una vez más, llama a la sospecha fundada sobre el modo en que la Fundación hacía y presentaba sus cuentas.

Según los datos presentados al Registro, la Fundación CEPS – como hemos reseñado en capítulos anteriores – no recibió del gobierno venezolano ni un duro en 2003, y poco más de un millón de euros en 2004, 2005 y 2006: en total, para ser exactos, 1.041.707,31 euros. En 2007, reportó un serio descenso en los fondos llegados desde Venezuela, que quedaron en 236.776 euros.

Esto no quiere decir que la Fundación CEPS cometiera fraude. Pero llama la atención que Eduardo Semtei haya indicado que un modos operandi común del régimen chavista era, y probablemente sigue siendo, el puentear pagos a través de países extranjeros amigos y aliados, para no llamar la atención. De hecho, en 2007 gran parte del bajón en las contribuciones desde Venezuela se compensó con 64.234 euros en pagos desde Ecuador y 174.056,52 euros en otras subvenciones – incluidos 85.000 euros concedidos por el gobierno español de Zapatero.

Más curioso aún es la planificación de pagos futuros de Venezuela a la Fundación CEPS presentada por Isea en su “Punto de cuenta”. Lo que en efecto aprobó Chávez fue una partida de 1.650.700 euros para la Fundación en 2008 y otra de 2.830.000 euros en 2009-2011.

La suma de todos estos pagos resultaría en 7,17 millones de euros, mucho más de los 4,1 millones[2] que la Fundación CEPS reportó como recibidos de Venezuela; y significativamente más que la cantidad reportada por la Fundación CEPS como ingresos de todas sus fuentes de financiación. ¿Todos estos millones para una asociación española que pasaba por allí a la que, como sus propios fundadores confiesan, el gobierno venezolano le hacía caso poco o nunca?

La Fundación CEPS tenía sede física en Caracas. Un documento de 2010 de Cadivi, la denostada Comisión Nacional de Administración de Divisas a cuya creación los asesores de CEPS se opusieron infructuosamente, nos informa de que la representación local de la Fundación estaba el Boulevar de Sabana Grande, Edificio Provincial, piso 8, a nombre de Roberto Alfonso Viciano Pastor.

Es importante entender que, por ejemplo en su memoria de 2007 (p. 2), la Fundación describe de este modo sus actividades:

-Organización de cursos, seminarios, y otras actividades formativas, regladas o no regladas.

-Realización de publicaciones y la difusión de investigaciones, propias y ajenas, a través de cualquier medio.

-Asesoramiento a instituciones públicas o privadas.

-Diseño, realización, ejecución y seguimiento de proyectos de cooperación.

-Colaboración con otras entidades para la consecución de fines comunes.

-Estructuración de redes de cooperación entre organizaciones públicas o privadas.

-De modo genérico, llevar a cabo cuantas actuaciones sean convenientes para el mejor logro de sus fines.

En líneas generales, la Fundación ya había sistematizado su organización interna, por ejemplo estableciendo asambleas anuales en fechas navideñas (cuando las personas desplazadas en Venezuela y otros países volvían a España), a medida que incrementaba su influencia en América Latina y, en menor medida, en España[3]

En 2007, los órganos de la Fundación sigue dominado por la que hemos denominado “primera generación” del activismo español pro-chavista, con Roberto Viciano de presidente y Rubén Martínez Dalmau de vicepresidente, sin que ninguna de las futuras estrellas de Podemos esté aún representado.

Los convenios de ese año con Venezuela son interesantes: la Fundación recibió ese año 180.080,4 euros por su “contribución al diseño de políticas públicas que garanticen los derechos laborales y por ende los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras venezolanos, fomentando la implementación de un sistema de seguridad social y democrático de Derecho efectivo” en la época en que el convenio estuvo en vigor, es decir, del 1 de Febrero al 31 de Diciembre aquel año.

A estas alturas del libro, con todo lo que hemos visto sobre cómo funcionaba el chavismo, podríamos decir que la implementación de un sistema de seguridad social, etc, etc, no funcionó muy bien, ¿no? Pero casi 200.000 euros para eso (teniendo en cuenta que la seguridad social venezolana ya existía antes, al menos en teoría) no está nada mal: pregúntenle a cualquier amigo o familiar que tengan trabajando en una ONG.

Otros convenios de aquel año son menos espectaculares en cifras, pero también significativos: 31.939 euros por el desplazamiento de varios profesores para impartir nueve seminarios nueve a los funcionarios de la Comisión Nacional de las Telecomunicaciones. 100.000 dólares redondos por enviar varios especialistas a apoyar a la presidencia de la República de Ecuador “en materia socio-económica, jurídico-constitucional, de democracia y derechos humanos”, etc, etc.

Es en 2008, después de la firma del “Punto de cuenta” de Isea, cuando aparece el futuro famoseo de Podemos en el Consejo Ejecutivo: Alberto Montero Soler, quien en un futuro cercano acabaría como responsable de economía de Podemos, diputado en el Congreso y profesor que entregó una controvertida beca a Iñigo Errejón, es nombrado vicepresidente y Tesorero; un tal Pablo Iglesias Turrión figura como responsable de investigación.

José Manuel de Pablos, futuro hombre fuerte de Podemos en el País Vasco, aparece como responsable de Comunicación. En la cumbre, hay un cambio importante: por primera vez, Roberto Viciano – el menos predispuesto a la adulación de todos los españoles en la corte de Chávez – no consta como presidente de la Fundación, sino sólo como “responsable de cooperación técnica para el desarrollo en América Latina”. Como presidente, le sustituye Rubén Martínez Dalmau.

En años siguientes, se incorporaron a la Fundación Iñigo Errejón, uno de los más tardíos admiradores del chavismo (sobre todo por su edad) y muchas más luminarias de Podemos como Manolo Monereo, Txema Guijarro, Rubén Juste, Nacho Álvarez, Francisco Palacios, Antonio de Cabo, Auxiliadora Honorato, Arantxa Tirado, Rita Maestre, Gemma Ubasart (quien ya había estado haciendo asesorías en Ecuador para la Fundación años atrás), Sergio Pascual, José David Carracedo… En 2014, para fundar Podemos prácticamente lo único que hubo que hacer fue menear un poco CEPS y cambiar los cromos a otro sobre, el único que tiene una fiscalidad y ventajas económicas aún mejores que una fundación: un partido político.

La Fundación CEPS dejaba que los convenios se acercaran a ella. En 2008 – marcado por una brutal crisis económica que vio el precio del petróleo dispararse hasta máximos históricos y luego despeñarse, que vio a legendarios bancos de Wall Street como Lehman Brothers colapsar; el año en que Nicolas Sarkozy, entonces presidente francés, pidió una “refundación de capitalismo” – la Fundación recibió 198.000 euros por prestar apoyo técnico al Ministerio de Presidencia venezolano, y 190.000 euros por colaborar en la creación de una unidad de investigaciones sociológicas en el Ministerio de Comunicación venezolano.

Es a partir de aquel año cuando la mayor parte de las personas que forman la primera ejecutiva de Podemos se desplazan largos períodos a la región latinoamericana (con la Fundación CEPS, pero también con organismos internacionales). Aparte de los convenios citados, trabajarán con la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) y la Secretaria de Ciencia y Tecnología (Senescyt) ecuatorianas y la Vicepresidencia de Bolivia, o apoyarán las campañas electorales de varios partidos progresistas de estos y otros países como Perú, Paraguay u otros de Centroamérica.

En total, en 2008 la Fundación CEPS reportó ingresos de más de un millón de euros por primera vez en su historia (1,08 millones para ser precisos), incluyendo 609.400 euros de Venezuela y generosas cantidades de Ecuador, con lo que ambos países proporcionaron prácticamente todo el dinero recibido.


[1]    Ya reportado con anterioridad por el diario ABC de Madrid.

[2]    ABC, en su reseña del informe de Isea, habla como otros medios españoles de 3,7 millones de euros en pagos venezolanos reportados por la Fundación CEPS. Pero esto obvia los 401.800 euros adicionales recibidos en 2014, cuando Podemos ya era un partido político con presencia parlamentaria, justo antes de que el grifo se cerrara para siempre.

[3]    “Los orígenes latinoamericanos de Podemos.”

Posted in Podemos en Venezuela | Tagged , , , , | Leave a comment

Wedding Vows, 26th Century Style

In Revelation Space, a 2000 science-fiction novel by Alastair Reynolds, two of the main characters wed in a distant human colony on planet Resurgam. Dan Sylveste, the groom, has to identify himself first:

‘I am Daniel Calvin Lorean Soutaine-Sylveste,’ he said, using the form of his name so rarely employed that it almost took an effort of memory to bring it to mind. He went on, ‘The only biological son of Rosalyn Soutaine and Calvin Sylveste, both of Chasm City, Yellowstone. I was born on the seventeenth of January, in the hundred and twenty-first standard year after the resettlement of Yellowstone. My calendrical age is two hundred and twenty-three. Allowing for medichine programs, I have a physiological age of sixty, on the Sharavi scale.’

‘How do you knowingly manifest?’

‘I knowingly manifest in one incarnation only, the biological form now speaking.’

‘And you affirm that you are not wittingly manifested via alpha-level or other Turing-capable simulacra, in this or any other solar system?’

‘None of which I am aware.’

Yeah, I know you thought the 21st century pronoun thing was complicated enough!

Posted in Sights and Sounds | Tagged , , | Leave a comment

Cómo el Banco Urquijo, la CIA y la Fundación Ford desmontaron el Franquismo

Es obvio que el franquismo se mutó sin grandes problemas en conservadurismo español (y muchas otras cosas, incluyendo extrema izquierda y separatismo catalán) entre 1975 y 1982, porque la gente del régimen sabía que Europa en 1975 no era lugar seguro para un régimen semi-, pseudo- o post-fascista.

Lo que no está tan claro es el efecto que las presiones externas tuvieron para acelerar este proceso. Sobre todo, para convencer a la gente que tenía más dudas, y más apego al Generalísimo, de que había llegado el momento de pasar página. e incluso de quemar el libro.

“Nuestro hombre en la CIA: Guerra Fría, antifranquismo y federalismo” (2020), de Iván Vélez, es una valiosa contribución al conocimiento de estas presiones y su efecto sobre las capas medias y altas del régimen.

Al final, no hablamos de una conspiración difícil de probar, ya que fue conducida, prácticamente al completo, con luz y taquígrafos. El régimen estadounidense sabía que Franco moriría un día, no muy lejano, y quería tener a gente preparada para tomar el relevo, en lugar de dejar un vacío listo para que lo llenaran sus enemigos, los comunistas de Moscú.

No es de extrañar que la Fundación Ford, una de una miríada de ONGs estadounidenses bajo el control de ex funcionarios y políticos que hacen trabajitos para el estado, fuera la punta de lanza en este caso; la Fundación Ford estuvo metida en todos los fregados de la Guerra Fría, incluyendo enviar a prometedores escritores británicos como Tom Stoppard, con todos los gastos pagados, a pasar temporadas en Berlín Oeste. Personalmente, a mí me llama más la atención que el Banco Urquijo fuera elegido como contraparte local en España:

Dentro de la estrategia cultural norteamericana jugó un papel crucial la Fundación Ford, que mantuvo una estrecha relación con el Banco Urquijo, verdadera plataforma del liberalismo económico que se abrió paso durante el franquismo, especialmente a partir de 1959, después de la aprobación del Plan Nacional de Estabilización Económica. Un plan que franqueó las puertas del poder a los tecnócratas católicos adscritos al Opus Dei, encarnados en figuras como Laureano López Rodó o Rafael Calvo Serer, autor en 1958 de La fuerza creadora de la libertad. Los hechos que vamos a narrar tuvieron lugar alrededor del cierre del período comúnmente denominado «autárquico», tiempo que finalizó con la aprobación, el 21 de julio de 1959, del plan mentado, que sirvió para atraer inversiones extranjeras en un contexto en el que la homologación económica e internacional de España vino refrendada por la entrada en el Fondo Monetario Internacional, la Organización Europea para la Cooperación Económica y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento. Si todo esto ocurría en el ámbito oficial, dentro del mundo empresarial privado, refractario al intervencionismo estatal, se produjeron también importantes novedades.

Lógico, porque la función social de los empresarios es ganar dinero (empleando a la gente), así que tienen a desarrollar un oído finísimo para detectar por dónde van los tiros, y qué quieren los políticos.

Para acometer la reconstrucción de la Sociedad de Estudios y Publicaciones (SEP), protagonista de este capítulo, hemos de regresar a la inmediata posguerra. En ella creció la figura de Juan Lladó y Sánchez-Blanco8, banquero liberal y católico fundador de la revista Cruz y raya. Revista de afirmación y negación, dirigida por José Bergamín, con Eugenio Imaz como secretario9. Lladó participó en la redacción de la Constitución de 1931, lo que no impidió que una vez reinsertado en la España franquista, después de permanecer encarcelado durante poco más de un año por el delito de auxilio a la rebelión fundara, en 1942, bajo los auspicios del Banco Urquijo, la revista Moneda y Crédito. Por su parte, el Banco Urquijo se había renovado en 1944 tras el acuerdo entre los marqueses de Aledo y Urquijo y Andrés Moreno, hombre del Banco Hispano Americano…

Esto es muy interesante porque, la verdad, en Internet no hay mucha información sobre Banco Urquijo, durante tantos años pieza clave en la economía española, más allá del curioso caso del asesinato del dueño del banco, Marqués de Urquijo, y su señora esposa por parte de su propio yerno, un caso que obsesionaba a los periódicos y televisión de mi infancia y adolescencia.

…Sustentada en la nueva estructura, en 1947 se fundó la Sociedad de Estudios y Publicaciones, sociedad anónima con sede en la Casa de las Siete Chimeneas, edificio que sería restaurado en 1958 por el arquitecto Fernando Chueca Goitia. La idea fue madurando en discretas reuniones celebradas en el domicilio de Zubiri. Ha de recordarse que Xavier Zubiri Apalategui había sido separado de su cátedra durante la II República a instancias del ministro de Instrucción Pública, el comunista Jesús Hernández Tomás, que organizó una comisión a tal efecto en la que estaba encuadrado José Gaos. Terminada la Guerra Civil, Gaos sufrió en sus carnes la depuración franquista. Por lo que respecta a Zubiri, secularizado y casado con Carmen Castro, hija de Américo Castro, su adhesión al bando franquista quedó sellada por medio de una carta fechada en París en enero de 1937. Terminada la guerra, regresó a España en el verano de 1939 para retomar la docencia en Barcelona en 1942, antes de establecerse de nuevo en Madrid. La fundación de la editorial, que remuneraba generosamente a sus autores, promovió estudios históricos y musicales, pero también la publicación, en 1948, del libro del historiador y ex miembro de la CEDA, Jesús Pabón, Zarismo y bolchevismo, obra que sintonizaba con el ambiente de la época. Un año más tarde, al otro lado del Atlántico se dieron una serie de movimientos que acabaron confluyendo con la iniciativa del Banco Urquijo. En julio de 1949, el Aspen Institute de Colorado convocó, con un presupuesto de 250.000 dólares, unos encuentros en los que se conmemoraba el bicentenario del nacimiento de Goethe. Al cónclave asistió José Ortega y Gasset10. Fue allí donde entró en contacto con el puertorriqueño Jaime Benítez Rexach, doctorado en Chicago con la obra del filósofo madrileño como referente y rector, desde 1942, de la Universidad de Río Piedras, que contó con el apoyo económico de la Fundación Rockefeller. Al conocer las posibilidades que la financiación americana ofrecía, Ortega acarició la idea de constituir un Instituto de Humanidades en Alemania Occidental similar al fundado en Madrid en 1948 junto a Marías tras su regreso a España

Julián Marías (padre del novelista Javier) era un intelectual orgánico, con muchas de las cualidades de los empresarios con buen oído.

A los personajes ya aludidos hemos de sumar la figura del poeta malagueño José Antonio Muñoz Rojas, que había ingresado en el Banco Urquijo en 1952…

España, el país donde los poetas sueñan con meterse en un banco.

…cuyo quehacer fue esencial para el desarrollo de los nuevos seminarios arropados por la Fundación Ford. Tan importante como delicada colaboración precisaba de un mutuo control. Ello propició que en agosto de 1960 John McCloy, presidente del Banco Mundial entre 1947 y 1949, miembro del consejo de administración del Chase Manhattan Bank —propiedad de la familia Rockefeller— en 1953 y de la Fundación Ford desde 195817, visitara España para supervisar el proyecto. Se trataba de comprobar que los fines eran los previstos, que la SEP no tenía objetivos políticos divergentes y que los fondos no se empleaban en menesteres distintos a los previstos. Poco después Muñoz Rojas devolvió la visita. En Nueva York informó a Jaime Alba, embajador español en Washington, y al marqués de Bolarque, Luis de Urquijo y Landecho, embajador de España en Bonn, de los acuerdos alcanzados. La Fundación Ford aportó inicialmente 40.000 dólares, suma que la SEP exigió supervisar, al proyecto de seminarios encargado a Julián Marías. El objetivo era atraer a los jóvenes más destacados del panorama universitario, a quienes fueron dirigidos de forma específica los Coloquios Universitarios. En 1961 Nielsen volvió a España para reunirse en la Casa de las Siete Chimeneas con: José Antonio Muñoz Rojas, José Luis López-Aranguren, compañero de bachillerato en los jesuitas de Chamartín, Juan Lladó y José Luis Sampedro.

Que Sampedro, durante años sirena varada y economista sin cartera de la izquierda española pro-Moscú, estuviera en este fregado indica que los de Ford no eran tan listos como pensaban, ni tan eficientes en seleccionar quislings. O sí, si lo pensamos fríamente: el Muro de Berlín cayó en 1989, así que pelillos a la mar. La fusión entre las dos ramas del anti-fascismo, después de las pequeñas diferencias que llamamos Guerra Fría, se ha completado exitosamente, y todo al final ha funcionado según lo previsto.

Posted in Ocurrencias | Tagged , , , | Leave a comment

Cultural Relativism in Afghanistan

As the US withdraws its troops from Afghanistan, there’s much hand-wringing about multiple issues. So, worth remembering a few things, like this from DailyCaller, Nov 2017:

U.S. troops deploying to Afghanistan were taught for years that child sex abuse is a “culturally accepted practice” in the country, and were provided no guidance that it constituted a violation of the law and human rights until late 2015. A new Pentagon inspector general report reveals that although troops weren’t explicitly discouraged from reporting cases of child sex abuse, the issue was not discussed until numerous media outlets reported that troops were encouraged to ignore local Afghan officials abusing little boys. Interviews of troops from the report suggest that military officials didn’t really care much about stopping child sex abuse… The cultural presentation sailors had to undergo stated that pedophilia is an issue in Afghanistan, but added that readers should “control and overcome any frustration caused by cultural differences that they may experience during their deployments.” Additionally, the presentation advised sailors that they should ask their chains of command what to do in specific circumstances. Marine Corps cultural training told Marines that they “need to understand the culture, accept it without making judgments, and figure out how to work with it or around it to accomplish your mission.” The training also said that sometimes Afghan men joke about pedophilia, but Marines should just ignore it and “move on.” Marines were not given any guidance about what they should do if they ever encounter instances of pedophilia.The inspector general’s finding was damning. Effectively, the military only started to care about the problem of pedophilia and abuse after media outlets started reporting on the issue… The first explicit guidance to report child sex abuse only came about in September 2015, following a report from The New York Times, which interviewed former soldiers. They stated they were told to ignore child sex abuse, despite hearing the screams of boys being sexually abused by high-level Afghan officials on U.S. military installations.

Posted in Sights and Sounds | Tagged , , | 1 Comment

Los escándalos de Alfonso XIII

Esta entrada en Conversación sobre Historia es muy interesante: se detallan las campañas propagandísticas contra Alfonso XIII que fueron erosionando a la monarquía española, hasta hacer posible la transición hasta la II República que, como todos sabemos, fue una idea de puta madre y que funcionó perfecto.

Lo más curioso es que no está muy claro cuánto de verdad hubo en esas campañas. Como detalla el autor, acusaciones hubo muchas, y algunas creíbles, pero parece que la historiografía no ha encontrado el momento de estudiar si un rey español con increíble fama de felón, y cuya caída tuvo tan grandes y significativos efectos, era realmente un felón, o sólo un poco facha y con muy mal ojo para las relaciones públicas:

Resulta difícil saber cuánto había de cierto en las acusaciones de corrupción que se vertieron contra Alfonso XIII; es decir, hasta qué punto el rey ganó dinero de forma torticera e ilegal, si recibió primas o presionó para que se otorgaran privilegios públicos a sus amigos. Sin embargo, parece claro que los escándalos a que dieron lugar estas denuncias –difundidas en panfletos, conferencias y rumores—alcanzaron a buena parte de la opinión pública española y restaron legitimidad a la monarquía. Con vaivenes que dependían sobre todo de la coyuntura política, las sospechas calaron y algunos testigos creyeron que, por lo menos en los momentos cruciales de 1931, en ellas se hallaba la clave de su pérdida de popularidad. Como Valle-Inclán o el intelectual monárquico Ramiro de Maeztu, que traía a colación tres años más tarde “las canciones que hubieron de escucharse en calles y paseos el día de la proclamación del nuevo régimen”[32]. Pero estas imputaciones siempre fueron de la mano de otras de mayor calado, como las de autoritarismo y militarismo, desde los debates sobre Annual y Deauville hasta el acta de acusación de las Cortes republicanas. Se trataba de un juicio general a un monarca que, en vez de adoptar el papel simbólico y representativo de las cabezas coronadas que se adaptaron a la democracia parlamentaria en Europa, prefirió implicarse en las luchas políticas y fundirse hasta el perjurio con las opciones imperialistas, antiliberales y reaccionarias.

Posted in Ocurrencias | Tagged , , | Leave a comment