¿Fue la Reconquista española una lucha contra un invasor extranjero?

(Actualizado el 25 de Febrero de 2020)

Una de las grandes controversias de la historia española es la definición exacta de lo que fue el largo periodo histórico que se denomina como Reconquista, entre la derrota del último rey visigodo Don Rodrigo y la entrada de tropas musulmanas en 711 y la derrota del último reino musulmán de la península ibérica, el de Granada en 1492.

He visto recientemente renacer esta controversia, con una referencia hecha por un partido de derechas:

Las respuestas han sido inmediatas, en todas direcciones, sobre todo desde la izquierda española: ¿cómo se atreven a llamar a los musulmanes de España “invasores”? ¿Es que son tan cazurros que no pueden ver que en España durante la Edad Media había diversos reinos de distinto predominio religioso, tres grandes religiones de peso significativo, y la era que denominamos burdamente como “Reconquista” es en realidad un larguísimo periodo de gran complejidad que no puede ser descrito con términos islamófobos que describen a los musulmanes como no-españoles?

Una respuesta muy típica de ese tenor, por su radicalidad y su demostración de poco conocimiento histórico, es ésta, que un medio de comunicación de masas (el Huffington Post) pone como ejemplo de lógica y erudición a sus lectores.

Quitando de enmedio toda la retórica y las acusaciones, me gustaría poner el énfasis en la expresión exacta que usa Vox: ¿se puede considerar a las entidades políticas en la península española “invasores”? La respuesta, después de echar un vistazo a la bibliografía sobre el tema, es que sí.

Los propios musulmanes de la era de la Reconquista se consideraban a sí mismos “invasores” o, por ponerlo en términos históricos, dueños del territorio por derecho de conquista, aun cuando fueran conversos del cristianismo y/o (al menos en parte) étnicamente descendientes de los pobladores anteriores. No conozco ningún texto histórico, ningún testimonio o momento en toda la Reconquista en el que un líder, militar, político o intelectual musulmán se refiera a sí mismo como “español” (y, lector, por favor si encuentra un ejemplo hagámelo llegar).(*)

La palabra “español” se utilizaba frecuentemente para describir a los pobladores cristianos de los reinos cristianos del norte, y ocasionalmente para describir a las minorías cristianas en los territorios musulmanes o, de modo muy vago y general, el global de habitantes de la península, sin hacer distinciones precisas.

Los musulmanes hablaban un idioma sin ninguna relación con el latín vulgar que se hablaba en la península en 711; sus referencias políticas, culturales y sociales eran no las de la herencia hispanorromana y goda, sino norteafricanas y árabes; su interés y conocimiento de la historia española antes de 711 eran, como es habitual entre los conquistadores en referencia a los pueblos a los que conquistan, prácticamente nulos.

Uno de los dos bandos de la Reconquista, entendida en términos de largo proceso histórico de conflicto en general (y con excepciones) entre entidades políticas cristianas y musulmanas, no se consideraba a sí mismo “español”. Los musulmanes se referían a sí mismos como miembros de la Umma musulmana, como súbditos del Califa (durante el califato), como descendientes de Mohammed (en los casos de conexión familiar), como bereberes o árabes (cuando podían trazar raíces étnicas con estas comunidades) o, en líneas generales, como andalusíes, personas de Al-Andalus.

En sus escritos de todo tipo, los musulmanes de Al Andalus hacen referencia a las tradiciones árabes y bereberes, a la música y poesía del desierto o de Africa, a las ciudades y ríos del Oriente Medio. En estos versos (citados por Juan Vernet en “Lo que Europa debe al Islam de España”, 1974), al poeta granadino-nazarí Maqqari ni se lo ocurre comparar su ciudad con nada que pueda haber en Europa, ni se le ocurre ofrecerla a un pretendiente europeo:

Granada no tiene semejante

ni en Egipto, ni en Siria ni en el Iraq.

Ella es la novia engalanada

y aquellos países sus dote

Repito: no conozco ni un solo ejemplo en el que un musulmán se describiera a sí mismo como “español” durante este periodo.

La objeción aquí podría ser: ah, claro, es que España no existía. El reino visigodo (que se definía como “Hispania”/”España”) había sido destruido. Pero la realidad es que el concepto de España sí existía: no era solamente que los musulmanes hablaban de los “españoles” contra los que luchaban; es que los pobladores de los reinos cristianos y sus líderes, y las minorías cristianas, se describían como españoles.

Ejemplos tempranos están en la Crónica Mózarabe de 754, escrita explicitamente como una continuación de la Historia de los Godos de Isidoro de Sevilla, y la llamada Crónica Ad Sebastianum de 866, que incluye las líneas: “Confiemos en que en esta pequeña colina esté la salvación de España, y la restauración del ejército godo (quod ab isto modico monticulo quem conspicis, sit Hispaniae salus, et Gothorum gentis exercitus reparandus)”

El Fuero General de Navarra de 1238: “Por quien et por quoales cosas fue perdida Espaynna, et como fue levantado el primer rey d’Espaynna/Cap I. Como deven levantar rey en Espayna, et como les debe eyll jurar/E fue primerament establido por Fuero en Espaynna de rey alzar por siempre”

Hay ejemplos infinitos más en este hilo. Para los que puedan tener dudas, aquí hay una larga entrada de Wikipedia con enlaces a estudios históricos que documentan el uso del título “Emperador de Toda España” por parte de los reyes de León desde el siglo IX, cuando los reyezuelos de una parte minúscula de la península, y sus contrapartes en el norte, estaban ya seguros de ser parte de un proceso histórico que buscaba reconquistar todo el territorio al invasor musulmán.

Importante: no sólo en la España entendida en sus fronteras modernas, sino en el único reino medieval de España que no acabó incorporado en la nación reconquistada, Portugal. En 1128, poco antes de la crucial (aunque pequeña) batalla de San Mamede que abrió la posibilidad de que el condado de Porto Cale se convirtiera en el Reino de Portugal, el primer rey portugués Alfonso Enríquez — entonces mero conde — recordó a sus súbditos feudales que sus reclamaciones se basaban en que era “neto do grande imperador de Hespanha senhor Afonso,” es decir Alfonso VI “el Bravo” de León y Castilla, según narra António Borges Coelho en “Portugal Medievo” (2010), el segundo volumen de su historia de Portugal.

Vamos a echar un poco más de erudición, para los dudosos: Julio Valdeón Baruque, de la Real Academia de Historia, ha examinado el concepto de España a lo largo de los siglos XI a XIV en, literalmente, decenas de libros y estudios. Con frecuencia, observa que tanto los reyes como los cronistas emplean la expresión “España” o las “Españas” refiriéndose a “un concepto que se proyectaba sobre el pasado visigodo”.

Valdeón también cita a Jaime I el Conquistador de Aragón refiriéndose a “España” y su reconquista. En Navarra, Sancho el Mayor se tituló a sí mismo Rey de España y fue uno de los que se llegó a denominar “emperador”: Imperator Totus Hispanae, escribe Jesús Lainz, en “La Nación falsificada.” (**)

En el siglo XII, escribe Fernando García de Cortázar en Historia de España, “Alfonso VII (de Castilla) se autoproclamó nada menos que emperador de toda España pero al menos consiguió que Navarra, Aragón y la Taifa de Zaragoza le rindieran vasallaje”. Los Dietarios de la Generalitat de Catalunya registran numerosas menciones a Espanya, sus cardenales, reyes y príncipes, desde 1481 en adelante (los Dietarios empiezan en 1411). Un siglo después, escribe este poema Antonio de Mendoza, con más referencias a España y los españoles que un zutabé de ETA o una tira cómica de El Jueves:

España en Siglo XVI

Y aquí hay mucho, mucho más. Y en 1501, en el Tratado de Trento, el rey de Francia Luis XII, cita a Isabel y Fernando como REYES DE ESPAÑA. Pero volvamos a la Edad Media, cuando otro Alfonso de Castilla, el X, escribió: “Amigos todos no somos españoles et entráronos los moros la tierra por fuerça”.

¿La opinión de un xenófobo islamófobo? No, la opinión de los propios musulmanes de Al Andalus, quienes — como ha documentado Miguel Angel Ladero Quesada — llamaban “Spani” (“españoles”) tanto a los cristianos del norte como a los que vivían en Al Andalus, con exquisito desprecio digno de nacionalista vasco.

En “The Myth of the Andalusian Paradise” (2016), Darío Fernández-Morera documenta exhaustivamente el abismo mental y conceptual que existía entre musulmanes y cristianos. Uno de los puntos más interesantes es la ocasional descripción del territorio como “España” en fuentes árabes, pero siempre en referencia geográfica o al periodo pre-islámico (la traducción es mía):

El geógrafo árabe al-Idrisi (fallecido en 1165) se refirió a la tierra que los musulmanes habían conquistado como Isbania… Las fuentes anteriores citadas por al-Maqqari se referían a la tierra como Ishbaniah… En la crónica de la toma violenta de Omayyad Abd al-Rahman I de la España islámica, el historiador al-Tabari se refirió a España como España. Al contar el reinado de los Omeyas, el historiador cordobés Ibn Hayyan (987-1076) se refirió a Hispania.

Un detalle relevante que extraje de este mismo libro es que el “apartheid” que hubo entre los dos bandos fue significativo: un estudio reciente de la Universidad de Granada indica que el ADN de los habitantes del sur de España tiene tan pocas trazas norteafricanas o árabes como el del resto de habitantes de la península ibérica.

Otro estudio genético (éste, publicado en 2019) indica que, de hecho, los actuales habitantes del sur de España tienen menos genes de origen norteafricano de lo habitual en los restos encontrados en cementerios musulmanes de Al Andalus, probablemente el resultado de la emigración de “cristianos viejos” del  norte de España al final de la Reconquista y la expulsión de los moriscos.

De hecho, después de más de 700 años de conquista y contacto, sólo en torno al 6% de las palabras del idioma español tienen origen árabe: en contraste, en torno al 30% del vocabulario del inglés, un idioma germánico, proviene del francés, un idioma latino, como consecuencia de la conquista normanda de 1066.(***)

Con la boda de Isabel y Fernando, Reyes Católicos, hubo mucho más que una unión dinástica de dos reinos. Esa no es mi opinión, sino la de los contemporéanos, todos los cuales entendieron que se daba un paso enorme hacia la reunificación de un país con un nombre bien conocido por todos:

reacciones a boda

Poco después, en el venturoso año de 1492, el humanista Antonio de Nebrija explicaba las implicaciones:

Nebrija en 1992

El uso del lema militar “Santiago y cierra España” está documentado entre las tropas cristianas desde al menos la Batalla de Tolosa (1212), si no antes, y de ahí pasó a las Américas, donde se utilizó en varios combates. ¿Una manía nacional? No, todos los países, ducados, condados y reinos de Europa en adelante trataron a los herederos de los Reyes Católicos como reyes de España. Y así lo expresan en sus tratados:

Tratados firmados por España

Y con esto llegamos a un punto fundamental: si uno sostiene que la Reconquista no fue una lucha contra invasores, entonces no puede sostener que la Conquista de América fue una invasión.

Recordemos que fue justo en el mismo año de 1492 que comenzó la conquista de América, con el establecimiento del Fuerte de Natividad en las Antillas. Esto convierte el argumento legalista, de que no se puede hablar de invasión si no existe una entidad jurídicamente constituida pre-existente, en manifiestamente absurdo: obviamente, la América pre-colombina no era una entidad jurídica, y obviamente fue invadida por invasores extranjeros, de otra cultura, cuyos descendientes siguen hoy en día dominando el continente.

A todo aquel que se siente llamado a negar que hubo en España una “Reconquista” no le queda más remedio que aceptar que en América entonces tampoco hubo luchas ningunas contra ningún “invasor”, sino una serie de conflictos en los que no había invasores ni invadidos: lo que, para cualquiera que conozca la historia la América y el estado en que quedaron sometidas las poblaciones indígenas del continente, no tiene sentido alguno.

*Sí que hay documentos en los que, colectivamente, se habla de los pobladores, incluidos cristianos, de la península como “hispanos”/”isbanos”.

**El tema de Navarra ha recibido un intento de secuestro por el nacionalismo vasco, siempre poco aficionado a la precisión histórica: los reyes de Navarra se identificaron siempre con las tradiciones del pasado hispánico, como lo prueba la representación en el mismo plano icónico-ideológico de reyes godos y de reyes del siglo X que se encuentra en una célebre miniatura del Códice Albeldense. Este códice, como el Emilianense o el Rotense, impulsado por Sancho Garcés II Abarca (970-994), abuelo de Sancho III, refrendan la búsqueda de una identidad hispánica de la dinastía pamplonesa, que se refleja por ejemplo en la incorporación de genealogías regias no solo propias, sino también visigodas, asturianas o leonesas, en definitiva ‘panhispánicas’.

***Otro detalle interesante, y que prácticamente nadie saca jamás a colación cuando se habla de los lazos comunes entre los pueblos de la era de la Reconquista: la circuncisión femenina era corriente entre los musulmanes de España. Fernández-Morera, en el mismo libro:

La circuncisión de la mujer musulmana (khifad, o “disminución”) era legal, se daba por sentado y fue digna de elogio en al-Andalus. Curiosamente, esta práctica cultural no se ha señalado en las historias académicas generales sobre el Islam de al-Andalus. Incluso los mejores eruditos han andado con pies de plomo sobre el tema. Sin embargo, varios ejemplos que se encuentran fácilmente en los documentos legales contemporáneos hacen que la presencia de la circuncisión femenina sea bastante clara. Mientras discute la necesidad de una ablución total antes de orar después del contacto sexual, el tratado legal fundamental de Malik, Muwatta, recopila varios ejemplos que hacen obligatoria la limpieza religiosa después de que una “parte circuncidada” haya tocado o haya pasado por la otra “parte circuncidada”. La arabista Manuela Marín no es sincera o no piensa con claridad cuando da testimonio de un musulmán que se queja de que algunas de sus “mujeres” rechazan la circuncisión como prueba de que algunas mujeres en al-Andalus lo rechazaron: por definición, estas “mujeres” no ser musulmanas sino probablemente mujeres de tierras cristianas, porque la circuncisión femenina no se practicaba sobre las mujeres musulmanas adultas sino sobre las niñas al borde de la pubertad; las mujeres circuncidadas como adultas serían esclavas sexuales no circuncidadas, cuya circuncisión recomienda Muwatta si el amo no las va a vender … Así, el manual jurídico Maliki al-Tafri, ampliamente utilizado en al-Andalus, e incluso tan tarde como el El siglo XVII, traducido al aljamiado por los moriscos, dictaminó que la circuncisión era “sunnah” (obligatoria) para los hombres y “honorable para las mujeres”. Además, siguiendo la Muwatta de Malik, al-Tafri dio por sentada la circuncisión femenina al prescribir la purificación antes de rezar si los dos Los “órganos circuncidados” (hatenados) han tocado … En la autorizada colección de Sunnah de Abu Dawud, se dice que el Profeta aconsejó para el corte femenino solo “moderado”, lo que haría el sexo más placentero.

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Cruzadas y Reconquista, Essays, Grandes Exitos and tagged , , . Bookmark the permalink.

3 Responses to ¿Fue la Reconquista española una lucha contra un invasor extranjero?

  1. Pingback: Dos Visiones de la Reconquista: Américo Castro contra Claudio Sánchez-Albornoz | Neotenianos

  2. Pingback: Las Cruzadas de Tierra Santa, y las de España | Neotenianos

  3. Pingback: Conexiones entre la España Moderna y la España Visigoda | Neotenianos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.