Los escándalos de Alfonso XIII

Esta entrada en Conversación sobre Historia es muy interesante: se detallan las campañas propagandísticas contra Alfonso XIII que fueron erosionando a la monarquía española, hasta hacer posible la transición hasta la II República que, como todos sabemos, fue una idea de puta madre y que funcionó perfecto.

Lo más curioso es que no está muy claro cuánto de verdad hubo en esas campañas. Como detalla el autor, acusaciones hubo muchas, y algunas creíbles, pero parece que la historiografía no ha encontrado el momento de estudiar si un rey español con increíble fama de felón, y cuya caída tuvo tan grandes y significativos efectos, era realmente un felón, o sólo un poco facha y con muy mal ojo para las relaciones públicas:

Resulta difícil saber cuánto había de cierto en las acusaciones de corrupción que se vertieron contra Alfonso XIII; es decir, hasta qué punto el rey ganó dinero de forma torticera e ilegal, si recibió primas o presionó para que se otorgaran privilegios públicos a sus amigos. Sin embargo, parece claro que los escándalos a que dieron lugar estas denuncias –difundidas en panfletos, conferencias y rumores—alcanzaron a buena parte de la opinión pública española y restaron legitimidad a la monarquía. Con vaivenes que dependían sobre todo de la coyuntura política, las sospechas calaron y algunos testigos creyeron que, por lo menos en los momentos cruciales de 1931, en ellas se hallaba la clave de su pérdida de popularidad. Como Valle-Inclán o el intelectual monárquico Ramiro de Maeztu, que traía a colación tres años más tarde “las canciones que hubieron de escucharse en calles y paseos el día de la proclamación del nuevo régimen”[32]. Pero estas imputaciones siempre fueron de la mano de otras de mayor calado, como las de autoritarismo y militarismo, desde los debates sobre Annual y Deauville hasta el acta de acusación de las Cortes republicanas. Se trataba de un juicio general a un monarca que, en vez de adoptar el papel simbólico y representativo de las cabezas coronadas que se adaptaron a la democracia parlamentaria en Europa, prefirió implicarse en las luchas políticas y fundirse hasta el perjurio con las opciones imperialistas, antiliberales y reaccionarias.

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Ocurrencias and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.