Diarios de Guerra de Manuel Azaña (6)

(Esta entrada es parte de una serie)

La segunda mitad de 1937 fue, a pesar de los continuos reveses militares, un momento de cierto enardecimiento y optimismo para Azaña. El Presidente se pasa el día desfaciendo entuertos, de los que hay a puñados, y empeorando su relación con Negrín, al principio excelente. En gran medida, es Indalecio Prieto, en el que Azaña confiaba cada día más en esta época, el que más malmete contra el presidente del Gobierno, detallando la infiltración comunista en todos los órganos del gobierno. Aunque Azaña no lo menciona en sus diarios, unos meses después será Prieto quien le ofrezca al Reino Unido los puertos de Cartagena, Vigo y Mahón a cambio de una alianza británica con las autoridades republicanas contra Franco… y los comunistas. Me gusta el comentario del general que le dice a Prieto: “Estoy sometido a tres disciplinas: la militar, la masónica y la comunista” Del gobierno legal de la República, no se acuerda.

IMG_20180804_124945.jpg

Que el General Miaja hubiera enviado sus hijos a pasar la Guerra Civil a… El Cairo me parece curioso. Que andaran con chanchullos de dinero en la legación republicana en Egipto me lo parece menos, dados los antecedentes. Prieto, como ya he dicho un héroe de estos diarios (*), sentencia sobre los embajadores republicanos por el mundo: “una colección de ilustres fugitivos”. Sobre Ceferino Palencia, embajador en Londres: “un país que tiene de ministro a Ceferino no merece ganar la guerra”.

IMG_20180804_124953.jpg

Otra constante de los diarios es las reflexiones de Azaña sobre tiempos pasados que, inexorablemente, veía mejores. Aquí recuerda su tiempo como presidente del Consejo en 1933-34, cuando la obstrucción era puramente política y no militar:

IMG_20180804_125010.jpg

Azaña sigue rememorando la época en que Prieto era su rival, dentro del campo republicano en el gobierno. Aquí acusa a los socialistas, por su terquedad, de forzar las elecciones de 1934 que dieron campo abierto a la CEDA y la ruptura que devino en la Guerra Civil dos años más tarde:

IMG_20180804_125020.jpg

Aquí Azaña recuerda el anti-republicanismo, algo impostado, del PSOE en aquel momento de 1933-34 en que pensaban que iban a comerse las elecciones y llegar a un estado socialista por aclamación pública, y fue la CEDA y se los merendó.

IMG_20180804_125037.jpg

Todo ello, explica Azaña, llevó a la frustración y violencia apenas contenida que desembocaron en la intentona golpista del PSOE en 1934, frecuentemente recordada como “revolución de Asturias”, tomando una parte por el todo (*). “Era desatinado hacer cundir entre las masas el sentimiento de que nada podía esperarse de la República”, sentencia Azaña. “Una derrota electoral, y sus desastrosas consecuencias, debe repararse en el mismo terreno”.

IMG_20180804_125052.jpg

“Era quimérico suponer que (los del PSOE) ganarían la partida con una huelga general, por muchos motes de revolucionaria que le pusieran, y por muchos puestos de la Guardia civil (sic) que destruyesen”, escribe Azaña.

IMG_20180808_181801.jpg

Vuelve Companys, la eterna ampolla en la piel de la República. Con toda maldad, Azaña destaca que Companys era el típico converso tardío al nacionalismo, con mal manejo del idioma catalán, que no podía utilizar en discursos. Su “democracia expeditiva” es “despotismo demagógico”, añade Azaña, que podría haberse pasado una tarde agradable junto a Franco metiéndose con el molt ilustre President. Luego viene una mención interesante a las milicias nacionalistas catalanas.

IMG_20180808_181819.jpg

Azaña sigue tronando con la Generalidad, acusándola de múltiples delitos incluyendo asesinatos, robos, corrupción masiva. Companys lo gobierna todo como un cortijo.

IMG_20180808_181846.jpg

En un momento dado, Azaña baraja la posibilidad de forzar elecciones en Cataluña, en plena guerra, para quitarse de encima de Companys. El mayor problema es que el gobierno, con Negrín al frente, no está por la labor. Interesante explicación de Corominas sobre por qué crecían a marchas forzadas los sindicatos: había que sindicarse para ejercer una profesión. ¿Y qué se hace con los “regionalistas”, continúa Corominas, dado que el regionalismo, en su mayor parte, se pasó al franquismo? (Otra de las cosas que raramente se cita en las historias de la Guerra Civil, donde es mejor dejar entender que era Falange Vs Demócratas)

IMG_20180808_181908.jpg

*Prieto no era un prócer intachable, sino el primer diputado español en sacar una pistola en el Congreso, en 1934, en un hecho que se narra medio bien aquí

indalecio prieto

(* El historiador republicano Salvador de Madariaga (en “España,” publicado en 1964 en Buenos Aires) llamó el alzamiento de 1934 “imperdonable”, añadiendo que “la decisión presidencial de llamar al poder a la CEDA era inatacable, inevitable y hasta debida desde hace ya tiempo (…) Con la rebelión de 1934, la izquierda española perdió hasta la sombra de autoridad moral para condenar la rebelión de 1936.” Indalecio Prieto fue otro crítico de la intentona. El propio Azaña calificó la revolución-golpe de estado de 1934 como “el comienzo de la carrera hacia la catástrofe” — Citados por Santos Juliá en su ensayo sobre la Guerra Civil en “Historia Virtual”, editado por Niall Ferguson).

(Continúa)

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Diarios de Guerra de Azaña and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.