Las Cruzadas de Tierra Santa, y las de España

Uno de los detalles más curiosos sobre el periodo histórico de la Reconquista española es que incluyó la primera Cruzada jamás lanzada por un Papa: en Barbastro, una pequeña localidad al pie de los Pirineos que fue en 1064 la primera ciudad musulmana fortificada que los cristianos en España tomaron desde 711. (1)

Este éxito fue en parte debido a la ayuda de las tropas normandas que llegaron de Francia justo después de la conquista de la mayor parte de Sicilia a instancias del Papa Alejandro II. Incluso los historiadores que niegan a la sangrienta campaña de Barbastro la calificación de primera cruzada reconocen que fue una gran fuente de inspiración para lanzar la Primera Cruzada de Tierra Santa pocos años después.

La costumbre de no comparar la Reconquista con las Cruzadas está curiosamente extendida. En su reciente, laaaaarga e intensa historia de la Cruzadas de Tierra Santa (2), Thomas Asbridge prácticamente no cita en ningún momento las Cruzadas (de España). Por otro lado, se han escrito libros enteros explicando cómo sucesivos Papas dieron consideración de cruzadas a las guerras en la península, y cruzados del norte de Europa llegaron al punto de inundar Portugal — recién independizado — con sus expediciones en el siglo XII, incluyendo famosas victorias contra los almohades.

Aquí debo volver sobre el debate de si la invasión musulmana de España realmente puede calificarse como invasión y si la Reconquista se puede describir como un periodo dominado por el conflicto religioso. Como ya expliqué aquí, muchos argumentan que no, porque incluyó treguas y alianzas interreligiosas, y periodos de cooperación; pero si ése es el argumento, entonces tampoco pueden describirse como periodo de conflicto religioso, ni invasión alguna, las Cruzadas de Tierra Santa: y si uno no puede llamar a las Cruzadas un periodo dominado por la lucha entre religiones, entonces es mejor apagar y calificar a toda la historia humana como un largo intercambio de amor y amistad.

Entre los muchos ejemplos incluidos en el libro de Asbridge que pueden darse de coaliciones interreligiosas durante las famosas Cruzadas, podemos poner la alianza del reino de Antioquía y las tropas del caudillo musulmán de Aleppo (Siria) en el siglo XII, Imad ad-Din Zengi, o la alianza de Joscelin, señor de Edessa, con el también caudillo musulmán Kara Arslan, enemigo jurado del propio Zengi.

Y hay que recordar que el ascenso de Saladino, azote de Cruzados y cristianos en general, se basó en acusar a los sucesores sirios de Nour ad-Din, hijo y heredero de Zengi, de haber hecho treguas y pactos y haber llegado a entendimientos con los infieles.

  1. La muerte del rey Eduardo de Inglaterra en 1066 condujo a los normandos en otras direcciones y probablemente desaceleró el ritmo de la Reconquista; de hecho, Barbastro fue retomado brevemente por los musulmanes antes de que finalmente fuera asegurado por el reino de Aragón en 1101. Esto fue a pesar del sólido servicio prestado a la Zaragoza musulmana por Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid.
  2. Véase “The Crusades: The Authoritative History of the War for the Holy Land”, de 804 páginas.

.

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Cruzadas y Reconquista, Grandes Exitos and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.