¿Por qué los dioses se hacen humanos?

En “El León del Sol”, una novela histórica de Harry Sidebottom (he hablado antes de esta serie de novelas aquí y aquí), el emperador romano Galieno reflexiona sobre la teología de los alamani, quienes estaban convencidos de que los dioses siempre estaban presentes durante sus combates. Los alamani fueron una prominente tribu germana de la etapa final del imperio que eventualmente le dieron a los idiomas latinos la palabra “alemanes” con la que definen a todos los Germanii/Deutschvolk (la traducción es mía):

Galieno no condenaba los sangrientos ritos de los alamanes. Diferentes dioses requieren cultos diferentes. Sólo un tonto no se daría cuenta de que un campo de batalla es un lugar frecuentado por dioses. ¿Cómo podría ser de otra manera? Imagina el tedio de la inmortalidad. ¿Cuántos años hay que pasar en la eternidad antes de haber bebido cada vino, probado cada comida exótica? ¿Puede quedar uno encadenado a una dieta inmutable de ambrosía, néctar y humo de los sacrificios? ¿Y sexo? ¿Cuántas hermosas chicas o chicos antes de que llegue la saciedad , seguida por la perversa experimentación y luego el asco? Piensa en el aburrimiento de releer los mismos libros una y otra vez. Imagina la envidia de las emociones inalcanzables de los mortales: la sudorosa emoción de lo desconocido, el miedo que se agarra en las tripas, el verdadero coraje frente a la muerte, el dolor de la pérdida. En ninguna parte más agudas que en el campo de batalla. No es de extrañar que los dioses quieran estar cerca.

Hace años que soy miembro de la Iglesia Turing, un grupo transhumanista fundado por el científico italiano Giulio Prisco con el objetivo de inventar a Dios, ante la casi certeza de que no existe: un objetivo que durante una época pensé que era una ocurrencia mía. Desde luego, no lo es.

Los transhumanistas hablan (hablamos) de muchas cosas. No creo haber sido el primer transhumanista en considerar los inconvenientes causados por la inmortalidad. Tampoco creo que ninguno los haya detallado tan elegantemente como Sidebottom.

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in A Plan to Create God, Ocurrencias and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.