El Guernica, la pieza propagandística más famosa de la historia

Cuando iba a preescolar en Barcelona a finales de la década de 1970, mis padres tenían una gran reproducción del cuadro más famoso de Pablo Picasso, el Guernica, en pleno salón de nuestra casa. Esto era muy de la época: con Franco recién muerto, colocar Guernicas en el salón se hizo una actividad popular entre los veinteañeros y treinteañeros que crecieron en las escuelas y universidades del franquismo, frustrados por no haber tenido tiempo para luchar contra el viejo dictador, ya que estaban muy ocupados bailando ye-ye.

Entiendo su decepción, de veras. Lo que a mi me decepcionó, muchos años después, descubrir que el Guernica fue originalmente comisionado como una obra propagandística. Las autoridades republicanas querían que Picasso, ya por entonces muy famoso, hiciera algo en defensa de los ideales republicanos, que eran los de Picasso, para una exposición internacional en París; el bombardeo de Guernica (que causó hasta 1.650 muertos según las estimaciones más altas) llegó justo a tiempo para inspirar al maestro.

Esto, que no es ningún secreto, es muy raramente mencionado; es importante tener en cuenta que la naturaleza propagandística del Guernica no quiere decir que éste no sea un gran cuadro: como ya he escrito antes, el arte es frecuentemente un resultado colateral de la propaganda. No hay nada que objetar a que Picasso pintara en apoyo de sus convicciones.

La idea, tan simple, de que la verdad no muerde, no está muy de moda. Tomemos este reciente ejemplo: un excelente artículo en la inglesa London Review of Books sobre la naturaleza e implicaciones del Guernica, que no menciona para nada el progandístico origen del cuadro. Supongo que, para los puros de corazón, la palabra “propaganda” (ausente del artículo) es un tabú adicional que sumar a la larga lista elaborada por la corrección política.

El artículo de LRB tampoco menciona muchas otras cosas. Por ejemplo que, aunque los nacionales no pudieron encontrar a ningún pintor que pintara los bombardeos que sufrieron, fue la fuerza aérea republicana la que comenzó la táctica de atacar por aire a las poblaciones civiles, el 20 de Julio de 1936 (casi un año antes del ataque de Guernica) con un bombardeo sobre Zaragoza.

republicanos alardean de bombardeo

Similares bombardeos fueron repetidos sobre numerosas poblaciones en los meses siguientes. Y seis meses antes de que aviones alemanes e italianos apuntaran a Guernica, más de 4.000 presos sospechosos de franquismo fueron asesinados en Paracuellos del Jarama, incluyendo 37 de entre 12 y 16 años. En total, 276 menores de 21 años, la mayoría de edad entonces, fueron asesinados en Paracuellos.

Si los asesinatos de Paracuellos no suenan tanto (hasta hace poco no tenían página de Wikipedia en inglés, mientras que la de los ataques de Guernica es muy larga y muy antigua) eso puede ser por la falta, de ejem, propaganda: pocos días después de Paracuellos, cazas soviéticos derribaron el avión en que viajaban el periodista francés Louis Delaprée y un ejecutivo de la Cruz Roja que había sido enviado a investigar la matanza, y el tema quedó en el limbo en el que ha seguido durante décadas.

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Bad Propaganda, Conspiraciones, Ocurrencias and tagged , , , . Bookmark the permalink.

One Response to El Guernica, la pieza propagandística más famosa de la historia

  1. Pingback: Cómo Schiller Creó Al Inquisidor Español de El Nombre de la Rosa | Neotenianos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.