Aléjense del Culto de David Foster Wallace

(Actualizado el 13 de Febrero de 2020)

Todos los países tienen curiosas manías nacionales que a los nativos les fascinan pero que no precisan de exportación al extranjero: Argentina tiene el mate. Portugal el fado, Alemania el lederhosen. Estados Unidos tiene muchas de éstas, incluyendo la mantequilla de cacahuete y el lacrosse; pero la peor de todas sus manías es el culto de David Foster Wallace.

James Wood, el crítico de referencia en el mundillo anglófono, asestó un primer golpe al culto en 2004 cuando describió en un influyente ensayo la “novela histérica”. Aunque Wood, que en general admira a Foster Wallace, no citó su interminable novela Infinite Jest (para la mayoría, la obra cumbre de Foster Wallace) como ejemplo del denostado género, la decaída de este tipo de novelones llenos de listas y referencias, notas a pie de página, intelectualismo recalentado y juegos posmodernos ha sido obvia en años recientes.

En una pieza reciente en el Times Literary Supplement, discutiendo la última hornada de libros sobre Foster Wallace (el culto de este autor es una industria lucrativa que paga muchas hipotecas, como el de la Virgen en Fátima), Elsa Court recuerda — citando al autor de unos de los libros — que una de las mayores curiosidades del tipo era su insularidad y desconocimiento de todo lo que estuviera fuera de Estados Unidos, incluyendo la no despreciable literatura que se ha producido fuera de aquel país desde unos milenios antes de Jesucristo:

“Pasó una temporada en este tipo de entorno, enseñando (literatura creativa) en la Universidad de Arizona, donde, en lugar de familiarizarse con Homero o con Cervantes, a los estudiantes se les animaba a creer que ‘Salinger inventó la rueda, Updike la combustión interna, y Carver, Beattie y Philipps conducen lo que merece la pena ser perseguido.'”

Foster Wallace llegó a darse cuenta de que esto era un tanto reduccionista, al parecer, aunque no queda muy claro en qué quedó su rebeldía contra el paletismo literario en Arizona. Otro de los autores citados por Court indica, mostrando una lamentable incapacidad para la admiración, que el mayor logro de Foster Wallace fue “recrear nuestra incapacidad para comunicarnos”.

Como tantos otros, Foster Wallace murió a tiempo de ser canonizado para que su recuerdo haya sido explotado durante décadas, sin las molestas protestas que suelen emitir los vivos. Si uno quiere leer las memorias de su sufridora novia, quien soportó durante años su mala educación y su esnobismo de andar por casa, puede comprar el libro y hacerlo.

Mi única recomendación es no sentir demasiada pena por una joven atractiva quien se enrolla con un escritor mayor e influyente con pelo grasiento y consigue, por pura casualidad, trepar como no habría podido hacerlo sin el genio.

Como Kurt Cobain, la estética y obra de Foster Wallace resultan perfectas para los intereses de una industria que vio signos de dólar detrás de su obituario. El mejor alegato contra esta canonización que he leído fue escrito por el oscuro Ramon Glazev en una revista online que no conozco mucho. Es una pieza larga pero excelente, de la que traduzco los puntos más destacados:

“David Foster Wallace es … un calvinista… Creo que eso es lo que debemos llamar a alguien que cree que los seres humanos están condenados a ser simples pajilleros pase lo que pase… Es una ideología perezosa que se ajusta al círculo de Eggers como un guante”

Dave Eggers es, por supuesto, un novelista y crítico americano muy bien conectado, con su propio círculo y todo. Pena que se llame ‘Eggers’ en lugar de ‘Egger’, lo que nos permitiría crear el adjetivo ‘eggeriano’: dícese de aquello que es llorón y sentimentaloide pero que vendería a su madre por un centímetro de profundidad. Continúa Glazov:

“A San Agustín le sale bien lo de cuestionar sus propios motivos sin tregua, y sentirse miserable porque incluso sus mejores bondades tienen rastros microscópicos de egoísmo, pero no buenos motivos para preocuparse por algo así a menos que uno crea en la existencia literal del Infierno. De hecho, tal comportamiento es francamente molesto en cualquier persona nacida después de la Edad Media. Supongo que puede perdonarse entre los religiosos, ya que actúan por puro terror, pero no puedo perdonar a los matados que esperan simpatía por esperar simpatía por esperar simpatía y esperan que ello me importe. Y a diferencia de Agustín (que al menos tenía cierta creencia en el libre albedrío) escritores como Eggers y Wallace ni siquiera tratan de romper el patrón porque les resulta más inteligente hacer alarde de su versión yuppie (indolora, sin miedo) de la escolástica medieval. (O lo que es peor, porque piensan que ‘análisis-parálisis’ es la única forma de inteligencia que existe).”

Para Glazev, Infinite Jest es, obviamente, un compendio de mala literatura:

“Esta es la ideología que aparece una y otra vez en Infinite Jest: las drogas y la inteligencia conducen a la muerte ya la destrucción, mientras que la ignorancia y la debilidad son un estrecho camino hacia la salvación. No tengo la menor idea de por qué los hinchas de Jest confunden tales valores evangélicos con un fragmento de mecánica cuántica de vanguardia, pero lo hacen.”

Además, detrás de la pose de hombre agobiado de mundo de Foster Wallace, Glazov detecta un chaval de los 80 que echa de menos la música pop y El Coche Fantástico, pero no se atreve a confesarlo:

“Wallace nos dice que la canción de Huey Lewis ‘I Want a New Drug’ fue ‘Más o menos un himno para mí en los años 80’. Esto confirma lo que siempre hemos sabido: en secreto, a los hipsters les gusta toda la basurilla que pretenden apreciar sólo irónicamente. La ‘ironía’ proporciona una excusa para disfrutarla en un entorno social. Nada mas. Y no hay nadie que piense que el ‘himno’ personal de Patrick Foster Bateman es una buena canción. Es sólo una de esas odas por la sobriedad de las que que Wodehouse estaba burlándose hace más de 50 años. Es porno para los miembros de la Unión de Moderación Cristiana Femenina a los que les habría podido domar al borracho que llevan dentro.”

¿Qué es, entonces, lo que los fans de Foster Wallace detectan como genio?

“Si te sientes intimidado por toda esa prosa técnica en Infinite Jest, no te preocupes: la mitad del tiempo, Wallace mismo no sabe qué significa lo que escribe, y esas famosas notas de pie de página fueron muy probablemente copiadas de algunos obsoletos manuales de los 60 y 70… Y algunas frases (‘Quaalude-isótopos’) no están ahí para cumplir ninguna función, sino hacer que los lectores de Wallace se sientan estúpidos. Ese es su estilo, en resumen: tomar conceptos fáciles y fingir que son más difíciles de explicar de lo que realmente son.”

Un buen ejemplo de prosa púrpura que no hace nada más que llamar la atención sobre sí misma, Glazov explica, es esta descripción de un grupo de hormigas acosando a un tipo:

“Una brillante columna marcial roja de las rojas militaristas, hormigas del sur de Estados Unidos. Hormigas que construyen altas, horribles, hirvientes colinas”.

Nótese que el adjetivo “rojo” es repetido, mientras que “militaristas” y “marciales” sólo insisten en el mismo punto. Glazov continúa quejándose de que Foster Wallace, en un popular vídeo de Youtube, tuviera la caradura de quejarse de los escritores que meten relleno en sus novelas. Viendo el vídeo queda muy claro que Foster Wallace no se queja de los eruditos que exhiben innecesariamente sus amplios conocimientos, sino de los deplorables plebeyos que no han estudiado literatura creativa. Creo que algunos pueden haber votado a Trump en las últimas elecciones USA: urgh, qué asco.

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Incompetentes Admiradores, Ocurrencias and tagged , , . Bookmark the permalink.

1 Response to Aléjense del Culto de David Foster Wallace

  1. Pingback: Todos Aman, y Nadie Lee, a Clarice Lispector | Neotenianos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.