Cataluña en la mejor novela de la Guerra Civil española

Por supuesto, estoy hablando de “Madrid, de Corte a Checa”, la obra maestra de Agustín de Foxá, aristócrata fascista, gordo y sentimental, madrileño de raíces catalanas. En la página 122, Foxá se refiere al debate en 1932, recién empezada la Segunda República española, del Estatuto de Cataluña, el enésimo intento fallido de decentralización:

“Se discutía aquella tarde el Estatuto de Cataluña. Se enajenaba un trozo de España, con sus montañas, sus mares y sus fábricas, en aquella gran tertulia nacional, en aquel ingenioso café de sobremesa.”

El desprecio rezuma de cada palabra de este párrafo. Pero lo más significativo es lo que sigue a continuación: Foxá súbitamente se olvida del Estatuto (dejando entrever que, para los de su calaña, era meramente un síntoma más de cierta enfermedad) y cuenta cómo dos diputados discuten la recientemente aprobada ley del divorcio; y como uno, Vicentito Arellano, oye quejarse al otro, llamado Ossorio.

“¿Qué hacemos con nuestros hijos?” dice el tal Ossorio, en referencia a los efectos de la ley sobre la unidad familiar.  Llega la respuesta rápida de Arellano: “Al de su señoría ya le hemos hecho subsecretario”.

 

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Ocurrencias and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.