Las conspiraciones no son como pensaba

La palabra “conspiración” tiene mala prensa en estos tiempos, malos para la lírica. No hay forma mejor de ganar una discusión que acusar al contrario de depender de conspiraciones o teorías conspirativas. Nadie cree que existan las conspiraciones; lo que debe de ser el mayor triunfo jamás logrado por los conspiradores.

La conspiración no es una cosa extremadamente compleja que sólo puede ocurrir en una novela o en una película, como recurso fácil del escritor para avanzar el argumento. No hace falta una sala llena de tipos fumando puros, bajo pseudónimo. Es tan fácil organizar conspiraciones, de hecho, que lo extraño sería que no existieran.Y es cada día más sencillo, con la increíble facilidad para comunicarse en tiempo real con gente, de veinte formas distintas, y la comprensión de distancias en una época de vuelos transocéanicos.

Para conspirar, sólo hace falta un grupo de gente que llega a la misma conclusión, o una conclusión parecida, y empieza a coordinar sus ideas hacia un objetivo común. No hace falta una perfecta unidad de mentes respecto a un plan genial desde el primer minuto. Sólo hace falta, por ejemplo, que un grupito de alemanes en uniforme, que nunca fueron grandes fans de Adolf Hitler, empiecen a llegar a la conclusión de que igual sería más fácil lograr un acuerdo de paz con los Aliados sin alguien le quitara de encima. Todos hemos visto esa película, ¿no?

Algunos de los conspiradores del plan Valkyrie se conocían desde hacía años, y esos mas un puñado adicional se convirtieron en el núcleo duro que, mediante cartas, reuniones secretas  y llamadas telefónicas convino un plan. No hizo falta más: media docena de personas que, por separado, llegan a una conclusión muy similar; un poco de coordinación; una oportunidad: y ello lleva a una conspiración que, de haber tenido éxito, habría cambiado la historia de la humanidad, sin lugar a duda.

Alrededor de éstos había gente que conocía la conspiración y estaba implicada al 80%; otros al 60%, otros al 40%. Y así hasta la gran “mayoría silenciosa” que se apunta a un bombardeo, y que habría tragado con lo que se le hubiera presentado una vez que el Fuhrer estuviera muerto.

La historia de la humanidad está llena conspiraciones. Esta fue sólo una de ellas. Las hay de todos tipos, aunque las más fáciles de descubrir son las que llevan a asesinatos: inevitablemente van a dejar un cadáver detrás. En un momento dado, había habido tantas conspiraciones para arreglar la sucesión dinástica de los Romanov rusos en el siglo XVIII (mediante asesinatos y golpes de estado, mayormente) que, escribe Simon Sebag Montefiore en su reciente biografía colectiva de la pintoresca familia imperial rusa, la coronación del zar Pablo II fue del todo macabra:

On coronation day, Paul’s assassins surrounded Alexander. ‘I have seen the young prince,’ reported a French diplomat , ‘walking . . . preceded by the assassins of his ancestor (Peter III, his grandfather, husband of Catherine the Great), surrounded by those of his father (Paul) and by all appearances followed by his own.’

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Conspiraciones and tagged , . Bookmark the permalink.

One Response to Las conspiraciones no son como pensaba

  1. Carlos says:

    David, hay conspiraciones hasta en la sopa, en los lugares más insospechados encontrarás un furúnculo que conspira, y si no lo hay, te lo imaginas. Cuántas Nochebuenas se pasan hablando de conspiraciones al más alto nivel, en el Pentágono, por ejemplo, cuando no somos más que unos pobretones de Aluche que no nos enteramos de la misa a la mitad, precisamente por eso, porque somos de Aluche y lo más alto a donde hemos llegado en la esfera de poder es a coincidir con algún famoso? Y ya nos sentimos importantes. Jo, he estado al lado de fulanito… Mola, ¿verdad? Conspirar, o más bien, creer que uno forma parte de un movimiento conspirador que conseguirá algún fin en la vida también mola. Alguna gente hasta lo necesita y se inventa las cosas porque así puede jactarse de estar en posesión de la verdad para darse un toque de distinción. La vida a veces es aburrida y hay que aprovechar bodas, bautizos y comuniones para presumir de algo. En un cóctel con tu primo al que no ves en años le dices que Bin Laden aún se oculta en Faluya, que todo es mentira, que vive… Es como una peli en la que eres el prota con información secreta. Y si no, tiras de armas de destrucción masiva, que da para mucho, y sigues inflando el globo. Somos así de infantiles. El Comando G marcó nuestras vidas y queremos ser como ellos.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s