Envidia

“Alianza entre lo inhóspito y lo abrupto de las tierras cristianas y el refinamiento y la sensualidad del muelle Abd al-Rahman. La guerra no era un oficio grato y aséptico para el emir de Córdoba; sobre todo la guerra en las tierras habitadas por los politeístas (cristianos, en terminología musulmana, referida a su adoración de la Santísima Trinidad). El cuerpo sacudido de apetitos carnales. Noches de insomnio contemplando en la oscuridad los desnudos femeninos de sus perfumadas favoritas. Poluciones nocturnas. Mal caudillo para enfrentar a un hombre nacido en la casi desierta colina de Oviedo (Alfonso el Casto). Que había medrado en las quebradas tierras de vascos, cántabros, astures y gallegos y había reinado medio siglo sobre un pueblo de guerreros y en guerra casi permanente. Sin alarmas ante la acción del sol y el polvo en su rostro de soldado. Y a quien la fatiga de las duras jornadas liberaba de sueños lujuriosos.”

(Extraído de “Orígenes de la nación española”, de Claudio Sánchez Albornoz.)

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Ocurrencias and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s