Otra sobre Munich

 Sólo he estado físicamente una vez en Munich. Encontré la ciudad muy agradable, a pesar de todo. Su relevancia en la historia española es sólo una nota a pie de página en la propia historia de Munich y Alemania, pero es bastante curiosa.

 El primo del dictador Francisco Franco, Francisco Franco Salgado-Araujo, fue de los más rápidos en publicar sus memorias sobre su fallecido pariente al poco de morir, en 1976. En el interesante libro ‘Mis conversaciones privadas con Franco’, aparece esta reveladora cita del Generalísmo, hablando sus rivales en la Guerra Civil española (páginas 170-71, editorial Planeta):

 “La República (…) no tenía más dificultades que no contar con republicanos que la apoyaran. Sus primates eran monárquicos resentidos con el rey, en su mayoría por motivos sin gran importancia. Las masas obreras eran en su mayoría sindicalistas y socialistas.”

 Es una declaración es provocadora y probablemente exagerada. Pero al mismo tiempo es incompleta. Cuando las potencias europeas se reunieron en Munich en 1938 y cuartearon Checoslovaquia para saciar el apetito expansionista de Hitler, la mayor consecuencia secundaria fue el retraso de la pendiente guerra europea,  así que la República española perdió su última esperanza de salvación y fue condenada a la derrota.

 Uno pensaría que para todos los republicanos, entonces enfrascados en la gran batalla por mantener un ejército defendiendo la orilla sur del Ebro, esto fue un desastre sin paliativos. Uno se equivocaría, sin embargo. Según el libro de 1999 de Bahamonde y Cervera, ‘Así terminó la Guerra Civil’, hubo dos republicanos muy prominentes que se alegraron por la decisión de desintegrar el estado checo: el lehendakari vasco Aguirre (ya entonces exiliado del País Vasco ocupado por Franco) y el presidente de la Generalitat catalana, Lluis Companys.

 Con exquisito tacto y manejo de los tiempos, Aguirre y  Companys (firmantes como presidentes de “Euzkadi” y “Catalunya”) enviaron sendas felicitaciones al gobierno británico por su claudicación en Munich ante Hitler, indicando que ésta recogía “el derecho a la autodeterminación de los Sudetes”. A esto añadieron su deseo de que sus respectivas regiones se convirtieran en respectivos protectorados del Reino Unido y Francia.

Advertisements

About David Roman

Communicator. I tweet @dromanber.
This entry was posted in Ocurrencias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s